Más de 1.200 personas afectadas por una epidemia de diarrea en Brasil

Las autoridades sanitarias alertan por los peligros de meterse al agua en playas no aptas para bañarse.

Florianópolis, uno de los lugares más elegidos para vacacionar en verano por los argentinos, atraviesa en este momento un brote de gastroenterocolitis (diarrea) que afecta a miles de personas.

La capital del estado de Santa Catarina enfrenta una epidemia de gastroenterocolitis y sus causas todavía se investigan.

El Instituto de Medio Ambiente (IMA) de Santa Catarina se encarga de realizar un monitoreo semanal sobre los balnearios de todo el estado del Sur y, en su última publicación, arrojó que, de 237 puntos turísticos 124 tenían una carga de bacterias superior a la tolerable. Sólo en Florianópolis se reportó que, de los 87 puntos con acceso al agua 50 fueron considerados inapropiados, esto incluye a importantes destinos como parte de Ingleses y Canasvieiras.

Mirá también:  Un padre le pidió a la Justicia poder casarse con su propio hijo biológico

El viernes último, técnicos del organismo se reunieron con representantes de salud de los municipios para discutir el escenario y las estrategias de vigilancia ante el brote, apuntan a recabar más información sobre los síntomas que presentan los pacientes.

Las enfermedades diarreicas agudas pueden ser causadas por virus, bacterias y hongos, y que algunos factores que contribuyen a que una persona contraiga diarrea son la ingestión de agua contaminada, hielo o alimentos de origen desconocido, consumo de carnes, pescados y/o mariscos crudos o poco cocinados.

También puede ocurrir con la ingesta de alimentos mal conservados, baños en aguas contaminadas, contacto directo con una persona enferma y falta hábitos higiénicos.

Debido a este tipo de cuadros, recomendaron evitar deshidrataciones, lavarse las manos, beber agua habilitada para el consumo, evitar comidas que contengan huevo crudo, verificar la fecha de caducidad de los productos alimenticios elaborados, no bañarse en playas no aptas, evitar tragar agua de mar y también evitar llevar animales a la playa.