Según el gobierno, el submarino hallado frente a Costa Bonita es una “estructura flotante” que se hundió

La opinión surge como respuesta formal del Ministerio de Cultura de la Nación a un pedido de Acceso a la Información Pública presentado por el grupo Eslabón Perdido, descubridor del submarino. Qué dice el comunicado.

El gobierno nacional, mediante el ministerio de Cultura, admitió que en el naufragio descubierto por Eslabón Perdido “no se encontró evidencia diagnóstica concluyente que permita confirmar que se trata de los restos de un buque, ya que en este caso cabría esperar encontrar una estructura característica correspondiente al casco de este tipo de embarcaciones”.

En un nuevo intento por no admitir que se trata de un submarino, se informó que los restos náufragos podrían ser de “algún tipo de plataforma flotante que cumplen funciones auxiliares en los puertos”, cuyo período de construcción y uso fue estimado “en la segunda mitad del siglo XX”.

Mirá también:  Juan De La Calle: "nos informaron del riesgo del edificio y nos aconsejaron que se derrumbe"

En un comunicado el grupo de Eslabón Perdido cuenta que “esta insólita posición oficial del Estado, basada en un dictamen del Instituto Nacional de Arqueología y Pensamiento Latinoamericano (INAyPL), se da a conocer luego que dos pericias, una nacional y otra internacional, dictaminaron que el naufragio descubierto en cercanías del puerto de Quequén se corresponde con el de un submarino cuyo casco ha sido deliberadamente explotado, según la observación profesional del doctor Fabio Bisciotti, experto en sumergibles de la Segunda Guerra Mundial”

El sorprendente dictamen gubernamental, sustentado en las imágenes de video de los restos náufragos, fue firmado por el arquitecto Cristian Murray, en su calidad de investigador del INAyPl, quien analizó dichas filmaciones sin la intervención de peritos o ingenieros navales, tal como es usual en este tipo de casos.

Mirá también:  Se realizó la inauguración de la temporada veraniega en Necochea

“Es importante resaltar que en dicho informe se ignoren las imágenes correspondientes al periscopio de ataque del submarino, la torreta, la estructura de cubierta característica de esas unidades navales, así como las escotillas típicas de esas naves (detalles que sí están mencionados en las pericias efectuadas por los expertos)”. Por otra parte, “resulta obvio señalar que las diferencias entre la estructura del casco de un submarino, el naufragio descubierto tiene casi 80 metros de eslora por 6 de manga, son abismales respecto a la de una supuesta “plataforma flotante”.

La opinión del gobierno surge como respuesta formal del Ministerio de Cultura de la Nación a un pedido de Acceso a la Información Pública presentado por el grupo Eslabón Perdido, descubridor del submarino. La postura del Estado, expresada en esta oportunidad a través de dicho ministerio, es funcional a una política de encubrimiento que comenzó el año pasado cuando el INAyPL, dirigido por la funcionaria Leonor Acuña, profesora especializada en lingüística, prohibió a Eslabón Perdido filmar o realizar cualquier actividad relacionada a los restos náufragos encontrados, cercenando de este modo el derecho que la ley otorga a los descubridores de un naufragio.

Mirá también:  Construirán un CAPS en Necochea por 58 millones de pesos

Eslabón Perdido ha cuestionado ante la Prefectura Naval Argentina, que tiene la función indelegable de policía marítima, la intervención del mencionado instituto en el naufragio por no tener competencia ya que no se trata de restos arqueológicos, además de carecer de personal idóneo capacitado para la identificación de unidades navales modernas como por caso submarinos.