Una multitud se acercó a disfrutar del “Desafío” y la belleza del Parque Miguel Lillo

La iniciativa llevada adelante por la Dirección de Deportes fue todo un éxito, ya que no solo participaron deportistas sino que primó un ambiente muy familiar en la tarde-noche del domingo. El intendente municipal acompañó el desarrollo de la jornada.

Aprovechando el cierre de las vacaciones de invierno y las bondades incomparables que ofrece la naturaleza necochense, la Dirección de Deportes llevó adelante este domingo el “Desafío del Parque”, que contó con la participación de más de 350 personas que disfrutaron de una jornada primaveral en el gran pulmón verde de la ciudad, ya que hasta el clima se prestó para el evento pedestre.

Respondiendo a una inquietud expresada por los grupos de running locales, la Dirección encabezada por Guadalupe Hernández, y que depende de la Secretaría de Turismo y Desarrollo Productivo, recogió el guante y organizó un desafío que no solo respondió a las expectativas, sino que al no ser competitiva, contó con un masivo acompañamiento y sirvió para que la gente disfrutara de la flamante senda peatonal que la comuna construyó a la par de la Av. 10, desde Pinolandia hasta la calle 155.

Mirá también: Un motociclista se accidentó en la playa y se encuentra fuera de peligro

En la jornada, estuvo presente el intendente Arturo Rojas, quien a su vez les dio la bienvenida a los “ganadores” simbólicos de la prueba, tanto a Federico Santibáñez en caballeros como Florencia Martínez entre las mujeres, dos de los principales exponentes del running local.

Desde la organización de Deportes, Guadalupe Hernández manifestó que “quedamos todos con una sensación muy linda, mucha gente se sumó corriendo, caminando o al costado de la senda mirando a los participantes, la verdad es que fue una tarde muy linda, la gente se fue contenta y así nos lo hizo saber en el lugar”.

En esa misma línea, la funcionaria destacó que “se cumplió el objetivo que queríamos: que fuera un evento familiar donde pudieran participar todos, aquel que corre, está entrenado y trabaja para mejorar sus tiempos, como aquellos que lo tomaron como un desafío y estaban muy contentos por hacer sus primeros siete kilómetros. No estaba la exigencia de ver en qué puesto se llegaba sino que era un desafío individual, y hubo niños y familias que participaron en un marco muy lindo”.

Mirá también: Con largas colas y algunos incidentes, ya votó el 50% del padrón

En la previa, Hernández había anticipado que el desafío “surgió con la idea de inaugurar el nuevo sendero que los profesores de running y cientos de vecinos y vecinas utilizan de manera cotidiana para realizar actividad física”, así como “la nueva iluminación de ese sector”. En ese sentido, la carrera comenzó en la intersección de avenidas Pinolandia y 10, recorrió las calles internas del Circuito Aeróbico para salir a la senda peatonal por la calle 155, que divide los predios de la cancha de Villa del Parque y el Centro Scout Argentina, por donde se retornó al punto de largada.