Locales
Publicado: 13 de septiembre de 2018
Tiempo de lectura: 4 minutos, 24 segundos
@diarionecochea

La bacteria aumentó las consultas y piden que se acuda a salas de salud


 

La fama que ganó en los últimos días la bacteria streptococcus pyogenes por las muertes que causó hizo crecer un 30% la demanda en los hospitales y clínicas locales.

El dato lo reveló el director de Zona Sanitaria VIII, Mauricio Besteiro, en medio de otra jornada ajetreada en los centros asistenciales.

El porcentaje representa un promedio. En la guardia del Materno Infantil, por caso, el incremento casi alcanzó el martes el 40%: las consultas pasaron de 300 a 415. “Es una noticia que alertó mucho a la población. También un poco a nosotros”, reconoció en declaraciones a LU6 Radio Atlántica Miguel José, jefe de emergencias del hospital.

Pero el pediatra aclaró que el Materno es un centro de “complejidad”. “Así como atendemos una angina, nos mandan un chico que no aumenta de peso o nos pueden mandar el peor politraumatismo de acá y de cualquier región de la provincia. No es lugar para que vengan todos los pacientes con fiebre y angina”, deslizó.

Así, dejó en claro la necesidad de que los pacientes acudan a los centros de salud municipales para descomprimir la demanda. Dijo que no es necesario hacer una cola interminable y esperar una eternidad para un diagnóstico certero.

El subsecretario de Salud, Pablo de la Colina, sostuvo que “todas las salas” están abiertas y pueden recepcionar las consultas. Incluso dijo que aquellos que tengan turnos por asuntos que no son urgentes “los pueden reprogramar”. “No es necesario que vayan al hospital. Incluso el sector privado está desbordado”, admitió.

El municipio informó ayer que la streptococcus pyogenes “es una bacteria que circula habitualmente en la población finalizando el invierno y durante la primavera”, la que “produce generalmente una enfermedad que se manifiesta con angina con placas de pus, mucho dolor de garganta y fiebre alta”. Apuntó que “es más frecuente en chicos mayores de dos años y adolescentes”, y que en raras ocasiones y dependiendo de la inmunidad del huésped produce enfermedad grave por pasaje de la bacteria al torrente sanguíneo”.

Destacó además que “es de fácil diagnóstico y tratamiento”, y que es clave “un diagnóstico inmediato con un tratamiento oportuno y rápido”. Ante la aparición de los síntomas, recomendó “el aislamiento y la inmediata consulta médica”.

Las autoridades municipales y provinciales subrayaron que en la ciudad no se registraron casos graves que requirieran la internación del paciente. “Es una enfermedad de baja complejidad que se puede atender rápidamente en un centro de salud. Estamos en condiciones de derivar al hospital a gente que consideramos que se debe derivar”, aclaró De la Colina.

Eso no quiere decir que no haya casos positivos de streptococcus. “Hay entre cuatro y cinco casos semanales”, reveló Besteiro para dar una idea de lo frecuente que es la bacteria. Pero no llegan a convertirse en casos graves.

“Esta es una bacteria que es un huésped habitual en la piel y también en las mucosas. Es la que genera habitualmente los cuadros de anginas, faringitis o infecciones superficiales en la piel. En algunos casos, con las defensas bajas, el gen de la bacteria muta rápidamente, con propensión a meterse en el torrente sanguíneo”, explicó el director de Zona Sanitaria.

Generalmente, cuando un médico detecta los síntomas, manda al paciente a hacerse un hisopado y lo medica. Con eso ya empiezan a combatir la bacteria antes de saber si el resultado es positivo o negativo.

“Es importante una buena respuesta en las primeras 24 horas”, señaló Besteiro, para quien es preferible “hacer una consulta en vano” antes que no hacerla.

Un claro signo de alerta es cuando la fiebre no baja pese a los antitérmicos. Y cuando aparecen pequeñas manchas en la piel. “Da un intenso dolor de garganta, descompensación en horas, falta de apetito, intensos dolores articulares e inflamación ganglionar”, agregó el funcionario provincial.

Ni en los centros de salud del municipio ni en los hospitales públicos de Mar del Plata se realiza el test rápido. La aclaración vale porque, según el jefe de guardia del Materno, la gente llega “pidiendo que se lo hagan”. “Nunca lo tuvimos”, acotó. Pero dejó en claro que no es imprescindible porque cualquier médico clínico está en condiciones de dar una respuesta en el momento. Por eso cuestionó a los doctores que lo difunden por televisión “diciendo que es bárbaro y que sale 200 pesos”. “No es así. Cuesta más de 500 pesos”, sostuvo.