Variedad
Publicado: 13 de septiembre de 2018
Tiempo de lectura: 2 minutos
@diarionecochea

Ñandúes, ciervos y liebres, víctimas de la caza furtiva


En el marco de la protección y prevención de los ecosistemas bonaerenses, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) realizó un nuevo procedimiento de fiscalización sobre ruta 36 el último fin de semana, en el que la Policía provincial detuvo a 13 personas con varios animales muertos, producto de la caza y la pesca furtiva.

Como consecuencia del procedimiento se incautaron 4 ñandúes, 4 ciervos, 5 mulitas, 8 liebres, 6 vizcachas, más de 100 kg de pescado y una gran cantidad de pájaros exóticos ademas de equipo de uso prohibido para pesca y caza. Todo lo decomisado quedó en poder del OPDS y se identificaron más de cincuenta personas.

Del operativo participaron Ricardo Cañete y Carlos Ventrone, guardaparques de las reservas naturales de Magdalena y Punta Indio respectivamente, ambas pertenecientes al Refugio de Vida Silvestre San Borombón que cuida la Provincia a través del OPDS. Los agentes contaron con la colaboración del Comando de Patrulla Rural Magdalena, la Policía Ecológica y personal del Departamento de Vieytes.

Estos operativos buscan proteger nuestra fauna y concientizar a la comunidad frente a esta problemática”, sostuvo el guardaparque Cañete, a la vez que recalcó que “nuestro deber como Estado es proteger la biodiversidad de nuestra provincia”.

Cabe destacar que el OPDS realiza estos procedimientos todas las semanas y los mismos estan dentro del marco de la Ley 10907 que es la que protege a las reservas naturales y refugios de vida silvestre, así como también su flora y su fauna. Cualquier infracción que atente contra la integridad de estos, tiene graves sanciones.

Las sanciones, según su gravedad, pueden incluir multa de 200 sueldos de la administración provincial hasta la incautación de armas de fuego, las que podrán ser recuperadas luego de la creación de un expediente en dónde se determine la cantidad de dinero que deben pagar.

De acuerdo a las normas de la caza deportiva menor, la temporada comienza el 1° de mayo y dura hasta mediados de junio y el territorio en el que se permite realizarla está delimitado por un mapa que publica el Ministerio de Agroindustria bonaerense y suelen ser cotos de caza públicos o privados.

Las especies autorizadas en la caza deportiva menor son liebres, perdices y patos, mientras que las de caza mayor son los jabalíes, chanchos cimarrones, ciervo dama y ciervo axis.



@elfederal