sidebar
Publicado: 14 de septiembre de 2018
Tiempo de lectura: 2 minutos, 3 segundos
@diarionecochea

Los precios de los alimentos ya se mueven a la par del tipo de cambio


Hay alimentos importados, otros que se exportan, algunos con envases o insumos provenientes del exterior y están los que no deberían tener ninguna relación con el valor del dólar . Sin embargo, son transportados por camiones que cargan combustible, que -a su vez- sube cada vez que la divisa norteamericana se dispara. Todo parece llegar a los precios finales.

En agosto, la categoría de alimentos y bebidas -la de mayor incidencia- registró una variación de 4%, una de las más elevadas. En julio la suba fue idéntica. En junio había llegado a 5,2%. De acuerdo con los especialistas, el traslado a precios de las subas del dólar se atrasan aproximadamente dos meses. No es extraña entonces la fuerte alza de junio en el rubro teniendo en cuenta que la corrida cambiaria comenzó a fines de abril. La leve desaceleración ahora respondería -creen los expertos- a la profundización de la recesión económica.

Sin incluir el dato de agosto, la consultora LCG decía sobre el IPC de julio: "Fuera de los rubros que concentran bienes y servicios regulados (como vivienda -electricidad, gas y agua-, transporte y comunicaciones), los precios de los alimentos son los que registran la mayor suba interanual: 31%.

El valor de los alimentos es un dato clave, por lo menos, por dos motivos: en primer lugar, construye gran parte de la materia prima del llamado índice de inflación núcleo, el más observado por el Banco Central para definir sus tasas de interés. Por otro lado, es también el insumo principal de las canastas que sirven para medir pobreza e indigencia, datos que se conocerán a fin de este mes para el primer semestre.

En agosto, los alimentos que más incrementaron su precio con relación a un mes atrás son el pollo entero, que subió 8,8% en un mes; el arroz (+7%); el queso cremoso (+5,5%); las hamburguesas congeladas (+5,3%); la leche entera en sachet (+5%); la paleta (+4,1%); el dulce de leche (+4,1%); la carne picada común (+4%); la salchicha tipo Viena (3,8%) y, además, algunas frutas y verduras -que tienen componentes estacionales-, como la manzana deliciosa (+6,3%) o la batata (6,5%). También aumentaron el agua (+5,3%), la yerba mate (5,7%) y los pañales (5,4%).