Turismo
Publicado: 21 de octubre de 2018
Tiempo de lectura: 10 minutos, 38 segundos
@diarionecochea


¿Cuánto costará veranear en Florianópolis?


En la isla de Florianópolis no solo está la capital del estado de Santa Catarina sino también las más de 40 playas que cada verano se convierten en uno de los destinos preferidos por los argentinos. Entre las más populares están Florianópolis, Canasvieiras, Bombinhas, Los Ingleses, Camboriú y Barra. Hacia allí suelen dirigirse los veraneantes que muchas veces optan por Brasil en busca de aguas más cálidas, arenas más claras y menos concentración de camionetas 4x4 que en nuestra costa atlántica. Pero los 1800 kilómetros que separan Buenos Aires del sur de Floripa, como la llaman con cariño, implican un traslado extra que, tras la devaluación puede volverse cuesta arriba.

¿Cuánto costará vacacionar este verano en el sur de Brasil? Un relevamiento por algunos de los rubros más importantes para los turistas ayudan a hacer cuentas y responder esa pregunta.

La moneda es un punto fundamental por donde empezar. En enero de este año, es decir durante la temporada pasada, cada dólar equivalía en Brasil a 3,2 reales; y con 5,7 pesos argentinos se podía comprar un real. En septiembre pasado, acompañando la devaluación de los mercados emergentes, el real se depreció alcanzando un pico de 4,12 reales por cada dólar. Pero en coincidencia con la primera vuelta de sus elecciones presidenciales, la moneda se revalorizó un poco y hoy la cotización es de 3,7 reales por dólar.

El peso argentino, está claro, también se devaluó (alrededor de 100% teniendo en cuenta que en enero el dólar se cambiaba a 18 y esta semana a 36) y por eso ahora se necesitan 9,9 pesos para comprar un real, lo que significa un aumento de casi el 74%.

Respecto de la inflación, según las expectativas de su Banco Central, la inflación prevista para todo 2018 en Brasil es de 4,5% y a fines de año estiman que cada dólar seguirá costando alrededor de 3,75 reales.

En Brasil reconocen que durante la temporada de verano el principal destino emisor es nuestro país y Florianópolis es la ciudad que más argentinos recibe. Sólo en 2017, 180.000 turistas locales visitaron Santa Catarina y, sobre todo, Florianópolis.Thais Krebs, del Convention & Visitors Bureau de Florianópolis, explica que si bien el Ministerio del Turismo brasileño prevé un crecimiento del 8% en la recepción de turistas internacionales, para este verano la hotelería de Florianópolis está sintiendo una caída en el número de reservas de las operadoras argentinas en relación al año pasado, lo que provocó que las tarifas se retrotrayerán un 20% en los hoteles de playa.

Sin embargo, son optimistas ya que "la expectativa es que el público reserve sus alojamientos más cerca de la fecha de viaje porque Florianópolis ocupa el primer lugar en el ranking de las ciudades brasileñas más económicas para el turista argentino".

Alto protagonismo

El sur de Brasil sigue siendo uno de los destinos favoritos de los argentinos Fuente: LA NACION

Entre los operadores locales, los ánimos son variados aunque en general mantienen el optimismo. Para Despegar la venta de Brasil está un 30% arriba que el resto de los destinos internacionales en la variación interanual. "Para este verano esperamos un alto protagonismo del país vecino, ya que a pesar del impacto de la suba del dólar sigue siendo conveniente por cercanía, calidad de sus playas y oportunidad de precios", explica Sebastián Mackinnon, Gerente General para Argentina y Uruguay. Y agrega: "Las ventas para viajar en enero al sur de Brasil aumentaron un 140% respecto del año pasado y en cuanto al valor del ticket promedio, en USD disminuyó un 15%".

Además, en Despegar lanzaron paquetes que incluyen vuelo directo ida y vuelta, alojamiento cuatro estrellas con desayuno y una actividad recorriendo los atractivos de Camboriu, que valen desde $28.000.

Francisco Vigo, Country Manager de Almundo cuenta que "a esta altura de octubre las ventas a destinos de Brasil están alcanzando los mismos niveles de 2017, cuando 39.000 viajeros compraron tickets al país vecino. Esperamos también que las superen, siendo que para viajeros de Argentina las playas del sur de Brasil son una alternativa a otros destinos de Caribe que se encarecieron en los últimos meses".

Aunque en Atrápalo esperan un 30% menos en el caudal de viajeros por la contracción del consumo, la variación de precios fue menor a lo esperado. "Si bien el dólar aumentó cerca del 120% desde octubre pasado, la devaluación del real acompañó y el año pasado los paquetes que ahora cuestan $29.500 por persona estaban en $22.500, por lo que el aumento es de 30% aproximadamente", detalla Martín Romano, Country Manager de Atrápalo.

Desde Best Day aseguran que muchos argentinos seguirán eligiendo Brasil para sus vacaciones de verano ya que es una tendencia que se mantiene como marca, por ejemplo, el último Travel Sale, en el que el 60% de las ventas fueron para escapadas a destinos regionales como Brasil, Uruguay y Chile. La empresa ofrece paquetes para familias de dos adultos y dos niños, por siete días en Praia Do Morro das Piedras que empiezan en $25.000 pesos por persona. Además, tienen pasajes a Florianópolis desde $13.288.

Para Pablo Palmeiro, creador del blog enautoabrasil.blogspot.com, es complicado predecir si viajaran más o menos argentinos al Sur de Brasil. "Quizás viaje menos gente con reserva. Pero en cuanto empiecen a volver los de enero y a comentar en las redes sociales seguramente esto comience a repuntar y los que programan sus vacaciones para febrero o marzo van a comparar y es muy probable que opten por viajar en auto".

En avión

Si la opción es volar hay varias oportunidades con rango de precios oscilantes. Por eso, lo mejor es comprar cuanto antes, previa chequeo de promociones. Una de las más económicas para este verano es de Aerolíneas Argentinas, que ofrecerá 18 frecuencias semanales desde Buenos Aires a Florianópolis con 7% más de asientos y una tarifa promedio final con impuestos de $12.856; también sumará cinco vuelos nuevos desde Córdoba a alrededor de $13.057 y mantiene dos desde Rosario, con 6% más de asientos a un promedio de $15.000.

Según rescata el blog especializado en ofertas web Promos Aéreas, hay que estar atentos porque aparecen varios vuelos operados por Andes para viajar directo a Floripa durante la segunda quincena de enero y la primera de febrero que salen de Ezeiza, a partir de los 250USD.

Por su parte, la aerolínea brasileña Gol está ofreciendo pasajes directos a Florianópolis desde Ezeiza con equipaje de 23 kilos en Economy para la primera quincena de enero entre $17.000 y $24.000, ida y vuelta, por persona, según la fecha.

Para este verano, la brasileña Azul tendrá más de 9 mil asientos extras entre Brasil y Argentina. La ciudad catarinense, por ejemplo, que ya tiene una conexión directa con Buenos Aires, tendrá un aumento de tres vuelos, llegando a siete operaciones semanales, lo que representa 708 nuevos asientos por semana. Además, para los que elijan las playas de Camboriú como destino, ofrece paquetes de 7 noches en hotel de 4 estrellas a R$2.558 por persona, o de 3 a R$1.858.

Para estos casos hay que sumar el traslado desde el aeropuerto de Florianópolis: mientras que un Uber hasta el centro oscila entre 16 y 22 reales, un taxi puede alcanzar los R$40.

En coche

Muchos prefieren recorrer los 1800 kilómetros que separan Buenos Aires de Floripa en coche. Para ellos los cálculos estimativos indican que para hacer el recorrido ida y vuelta se gastan entre 5 y 7 tanques (a razón de 12 kilómetros por litro), según el consumo del auto y la velocidad con la que se conduzca. También hay que considerar que el aire acondicionado encendido aumenta el consumo, hasta alcanzar, seguro, 7 y hasta 8 tanques (considerando un tanque promedio de 50 litros).

En el estado de Santa Catarina el litro de nafta súper, a la que llaman gasolina, ronda los 4,7 reales (aproximadamente 1,27 dólares). Para tener en cuenta: en Brasil no es tan común el GNC y, si se encontra, tampoco resulta tan barato en relación a la nafta como en la Argentina (alrededor de 2,8 reales el metro cúbico). El diésel cuesta alrededor de 3,5 reales el litro (0,90 centavos de dólar) y también hay otros combustibles a base de alcohol o biodiesel que no suelen ser compatibles con los modelos de autos que se comercializan en nuestro país. En conclusión: lo mejor es salir con el tanque cargado de este lado de la frontera e intentar rellenarlo antes de cruzarla.

Para llegar en auto hay varias rutas, cada una con sus ventajas, amantes y detractores. Para los principiantes Pablo Palmeiro recomienda el camino de Paso de los Libres-Uruguayana, "que tiene menos fronteras, es más directa y cuya ruta está en mejor estado".

Tras el paso fronterizo se manejan 315 kilómetros por la BR 290 hasta Sao Gabriel, en donde la mayoría pernocta. Allí hay varios hoteles en los que la habitación doble cuesta, según la categoría, entre 140 y 800 reales, aunque la mayoría oscila entre 250 y 350. En las ciudades que están antes o después, como Santana do Livramento, Rivera, Rosario dos Sul, Pântano Grande y Osorio, los precios más bajos también rondan los 140 reales mientras que los más caros no llegan a 350.

Hay otro camino posible, más corto, por Uruguay, que atraviesa la frontera Colón-Paysandú. "En ese caso nos ahorramos unos 130 kilómetros, pero la ruta no está en su mejor momento. La 26 de Uruguay tiene unos 60 kms muy rotos, en los que a más de 70 no se puede manejar. La ventaja que tiene es que además de ser más corto, casi no tiene tránsito y los paisajes son más variados", explica Palmeiro. También hay que tener en cuenta que este camino recorre más distancia en Uruguay y Brasil, donde la nafta es más cara.

La rutina diaria

Como las temporadas de playa en Brasil suelen ser mucho más largas que las locales (reciben turistas durante casi 6 meses del año) y allá hay más competencia entre balnearios, los precios en la comida, tanto del supermercado como en los paradores, suele estar un poco menos remarcados que los de nuestra costa atlántica.

Según estimaciones de la municipalidad de Florianópolis la cerveza de litro en la playa costará entre R$6 y R$15, dependiendo de la marca y el parador; un helado R$4; una caipirinia entre R$15 y R$20; y los clásicos choclos, queijos y cocos, R$6.

La cena por persona en un restaurante típico oscilará entre R$45 y R$90; una porción de rabas entre R$45 y R$70; y la de papas fritas, entre R$14 y R$20, de acuerdo a la categoría del lugar en el que se la consuma.

En cuestión de hospedajes hay, lo que se dice, de todo. Muchos optan por departamentos o casas equipadas en las que se puede cocinar y pueden alojarse entre 4 y 6 personas. Allí, los precios varían según la ubicación y, en algunos casos, la categoría.

Según los precios publicados para enero, en Canasvieiras un departamento para 4 personas oscila entre R$2100 y R$2400, mientras que en Los Ingleses se pueden conseguir desde R$1400. En hoteles, 7 noches de habitación doble con desayuno incluido arrancan en $30.000.