Turismo
Publicado: 27 de noviembre de 2018
Tiempo de lectura: 4 minutos, 36 segundos
@diarionecochea


Modesta Victoria: el barco emblema del Nahuel Huapi cumplió ocho décadas navegando en aguas de la Patagonia


 Un buen barco significa la conquista del lago. El Modesta Victoria, todo un emblema en la conquista del Nahuel Huapi, cumplió este noviembre 80 años navegando el lago de aguas frías que descienden de la cordillera de los Andes.

La nave -construida en Holanda y enviada en cajas a esta ciudad para su armado- fue en el siglo pasado un impulso para el desarrollo del turismo de la Patagonia.

Hasta el ferrocarril llegó a Bariloche para traer al buque. Su llegada fue toda una proeza que comenzó el 21 de noviembre de 1935, con la licitación de la embarcación, y concluyó el 10 de noviembre de 1938 con la botadura en el lago.

Algunos habitantes de la ciudad aún recuerdan aquel día, conmocionados. "Fue muy emocionante. Entonces en Bariloche no había tren y en el lago solo se veían lanchones con madera que veían desde Chile. Era un gran adelanto", relató Joaquina Chic, que este noviembre navegó a bordo del Modesta Victoria durante los festejos del aniversario.

La mujer, de 88 años, lloró el día que volvió a subir al barco construido durante su infancia, cuando Bariloche era poco más que una aldea remota con maravillosas vistas a la cordillera de los Andes. Joaquina conserva una foto con sus dos hermanas y dos de los maquinistas que llegaron desde Buenos Aires para armar el barco. El grupo de hermanas asistió a la botadora en un día inolvidable para la ciudad, según recuerda Joaquina.

La embarcación hizo su primer viaje el 12 de enero de 1939. Entonces tenía capacidad para 165 pasajeros y hacía distintos recorridos en el Nahuel Huapi: Puerto Blest, Isla Victoria (que por entonces se llamaba Isla Anchorena), La Angostura y el Hotel Correntoso.

Pocos años más tarde, en 1944, el buque trasladó los restos del Perito Francisco Moreno que llegaron desde Buenos Aires para su descanso final en la isla Centinela. Entonces la Modesta fue protagonista de otro suceso histórico al cumplir la voluntad del creador del sistema de Parques Nacionales de descansar por siempre cerca de Puerto Blest.

Muchos otros visitantes notorios navegaron a bordo de la embarcación que en su creación tenía 39 metros de eslora máxima y un desplazamiento de 350 toneladas propulsadas por dos máquinas M.AN de cuatro cilindros con dos hélices.

Todas sus cámaras estaban revestidas con madera, a excepción de la casilla de proa de la cubierta donde estaba la timonera cubierta con teak de la India. En cubierta había dos salones: el de proa terminado en caoba y el de popa terminado en roble de Austria.

La nave estuvo ligada a la creación del Parque nacional Nahuel Huapi desde sus comienzos ya que fue ideada por Ezequiel Bustillo, para dar impulso a la zona después de la sanción de la ley 12.103 de parques nacionales.

El Astillero Verchure de Amsterdam ganó la licitación impulsada por Bustillo para construir el buque que llegó a la Argentina y se armó en Bariloche bajo la supervisión del ingeniero Manuel Bianchi, quien años antes había intervenido en la construcción de la Fragata Sarmiento. El Estado nacional navegó la embarcación por algo más de tres décadas.

"En la década del 60 cuando se vendió a una empresa privada se puso como condición que se conserve en buen estado y siga navegando el lago Nahuel Huapi", relató a Damián Mujica, actual intendente del parque nacional.

La nave fue acondicionada y ampliada por la empresa Turisur. Y hoy tiene capacidad para 300 pasajeros.

En 1987 la cubierta fue protegida en forma permanente con un cerramiento vidriado. La reforma tuvo como condición no alterar su fisonomía original del barco.

"La gran Dama del lago tiene 80 años pero esta como nueva. Atraviesa todas las inspecciones de Prefectura sin problemas. Tiene confort y seguridad", dijo Fabián Imperiali, capitan naval de Turisur. "Es de una belleza única", agregó.

Durante su larga historia la Modesta Victoria trasladó a visitantes ilustres, como a Ernesto Che Gevara y su amigo Alberto Granado que cruzaron a Chile por puerto Blest, a través del paso Rosales. Años más tarde surcaron las aguas del Nahuel Huapi a bordo de esta embarcación los presidentes de Estados Unidos Bill Clinton y Barack Obama.

Para el festejo aniversario unos 300 ciudadanos de Bariloche fueron embarcados en Puerto Pañuelo e invitados a pasear por el lago y descender más tarde en el Puerto del centro de la ciudad, un paseo reservado solo para esta ocasión, ya que la Modesta Victoria hoy viaja regularmente al bosque de Arrayanes o a la Isla Victoria. Parques Nacionales realizó un sorteo entre los miles de habitantes de la ciudad para repartir los boletos de la nave insignia de Bariloche. "Es único ver a la ciudad desde el agua a bordo del Modesta Victoria", dijo Joaquina Chic, acaso la más longeva de los admiradores de la nave emblema de Nahuel Huapi.