Locales
Publicado: 04 de diciembre de 2018
Tiempo de lectura: 3 minutos, 7 segundos
@diarionecochea


Avanza un proyecto que encarecería la nafta en la provincia de Buenos Aires


Si el Senado de la legislatura bonaerense da el visto bueno, las petroleras deberán pagar un nuevo gravamen en la provincia de Buenos Aires, algo que repercutiría en un mayor precio de venta de las naftas al consumidor final. La situación es irónica: en la semana en que algunas firmas bajaron los valores de los combustibles, se concretaría una iniciativa pública que daría marcha atrás con la anterior decisión.

Ayer tuvo media sanción en Diputados un proyecto de ley que prevé que las empresas y comercializadores mayoristas abonen un porcentaje de su facturación total de ventas a las estaciones de servicio.

Según el proyecto, se creará un Fondo para la Capacitación y la Tecnología, cuyos recursos se destinarán a "la realización de estudios, investigaciones y procedimientos que resulten necesarios para establecer bases para el diseño, la planificación y desarrollo de acciones para la protección del medio ambiente, la seguridad y la salud de los trabajadores en todo el proceso de comercialización de hidrocarburos en el territorio de la provincia de Buenos Aires, así como para su organización, ejecución y fiscalización".

El proyecto original preveía que el fondo esté integrado por un aporte obligatorio del 0,5% sobre el total facturado por las empresas petroleras y comercializadores mayoristas a los minoristas, en concepto de venta de naftas. Sin embargo, ese valor se modificó al 0,25% durante la sesión de ayer.

El aporte se calcularía sobre cada facturación que efectúe la petrolera al propietario de la estación de servicio. El vendedor debería depositarlo en un plazo no mayor a los 15 días desde la fecha de emisión de la factura.

La administración del fondo estará a cargo del Sindicato de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio, Garajes, Playas de Estacionamiento y Lavaderos de autos (SOESGYPE), que dirige Carlos Acuña. Allí surge otra ironía: quien presentó el proyecto es Blanca Cantero, esposa de Acuña. En otros términos: promueve una norma que favorecería al gremio que maneja su marido.

Las petroleras estallaron ante la posibilidad de un nuevo tributo. "Se traslada en definitiva a la persona que va a cargar el combustible", reconocieron desde una de las mayores empresas del país. "No es mucho, pero hay una presión para que bajen los combustibles y mientras tanto te ponen costos adicionales", sostuvieron.

Cantero es diputada provincial por el Frente Renovador.  "Este proyecto solicita un pequeño aporte. Busca cuidar al trabajador de los estacioneros de servicio, que es un trabajo de alto riesgo por los elementos que manipula. Va a dirigido a un fondo que va a tener una entidad gubernamental de control y después el fondo lo manejaría al sindicato", expresó.

Además, destacó que la recaudación se destinará a escuelas de preparación, centros de recreación como campings y hoteles, entre otras cosas. Ante la consulta sobre el posible traslado a precios, respondió: "Las petroleras siempre lo trasladan. Lo hacen permanentemente. No afecta al precio, pero si lo pasan al precio es un problema de ellos".

Por último, con relación al vínculo matrimonial que la une con el dirigente sindical, dijo: "Yo presenté un proyecto porque conozco perfectamente el sector".