Agro
Publicado: 06 de diciembre de 2018
Tiempo de lectura: 2 minutos, 39 segundos
@diarionecochea


La mejora climática permite un buen avance en la siembra de soja


 

La mejora en las condiciones climáticas en la provincia de Santa Fe, luego de varias semanas de inestabilidad, permitió en los últimos días un buen avance en el cultivo de la soja en el centro y norte del distrito, con 832.500 hectáreas sembradas.

Este cultivo sufrió consecuencias negativas por un largo período húmedo, que repercutió en inconvenientes que se verían reflejados en una menor superficie sembrada.

En ese sentido, se estima una merma de entre 5,5 y 6% en comparación con la de 2017/2018, lo que permitiría superar levemente las 850.000 hectáreas.

Los cultivares sembrados en primera instancia germinaron y desarrollaron sin mayores inconvenientes, aunque se observó cierto grado de enmalezamiento en algunos lotes debido a las condiciones de humedad y falta de piso que reinaron hasta la fecha.

En cuanto al maíz, este semana se llegó a la siembra del 47,3% de lo proyectado, es decir unas 89.000 hectáreas.

Corresponden a lotes sembrados en primera instancia, denominado maíz de primera, que de acuerdo al área de estudio tendría dos usos: un porcentaje a grano para futura venta comercial y otro como forraje, para consumo animal bovino.

El otro cultivo que está en proceso de siembra es el arroz, aunque las actividades se han visto afectadas por la alta humedad.
Pese a ello, se llegó a un progreso del orden del 95% sobre lo proyectado, lo que se traduce en unas 30.400 hectáreas sobre las 32.000 proyectadas.

En cuanto al área que estuvo muchos días inundada como consecuencia de los eventos climáticos registrados, se observó una fuerte caída del stand de plantas, lejos del óptimo que sería de 250 plantas por metro cuadrado.

Otros indicadores fueron la muerte por falta de oxígeno y los intensos ataques de patos, especialmente en arroces de 3 – 4 hojas (etapa de transición).

Por otro lado, también se advirtió en la mayoría de los lotes grandes manchones de amarillamiento del cultivo, producto de las pérdidas de nitrógeno nativo.

Finalmente, el informe indica que el proceso de cosecha de trigo se intensificó en los últimos días, favorecido por las condiciones climáticas que fueron estabilizándose y crearon mejores escenarios para la recolección faltante.

El movimiento de equipos y cosechadoras estuvo centrado en los departamentos del centro y sur, lográndose en el total del área un 90% de avance, faltando la cosecha de unas 35.500 hectáreas.

Hubo variedad de acuerdo al departamento, desde los 30 quintales por hectárea en 9 de Julio, 27,5 en Vera y General Obligado, 29 en San Cristóbal, 32 en San Justo y 23 en San Javier.

Los números mejoran hacia el centro de la provincia, con promedios de entre 28 y 33 quintales por hectárea en Castellanos, de 32 a 35 en Las Colonias, de 30 a 33 en La Capital, y de 32 a 35 en San Martín y San Jerónimo.

@Telam