Salud
Publicado: 21 de diciembre de 2018
Tiempo de lectura: 4 minutos, 1 segundos
@diarionecochea


Alertan en Europa por el pico de casos de sarampión y culpan a los grupos antivacunas


En una parte de Europa que quizás es la que más se identifica con la Argentina los movimientos antivacuna fueron protagonistas de uno de los grandes debates del año. También sus consecuencias. Ese fenómeno creciente, muy impulsado por redes sociales, está poniendo en peligro cada vez más vidas y puede ser el culpable de los brotes de sarampión que aumentaron a su máximo nivel en 20 años, advierten los expertos en salud.

El diario The Guardian acaba de hacer un análisis de los últimos datos de la OMS y llegó a la conclusión de que los casos de sarampión en Europa superarán los 60.000 este año, más del doble que en 2017 y el más alto en este siglo. Ha habido 72 muertes, el doble que en 2017.

Los expertos en salud advierten que los escépticos de las vacunas están reduciendo las tasas de inmunización contra el sarampión, el cáncer de cuello uterino, la gripe y otras enfermedades, y que sus opiniones están siendo cada vez más amplificadas por las redes sociales y por grupos populistas de derecha que se muestran igualmente escépticos ante las autoridades médicas.

El comisionado de salud de la Unión Europea, Vytenis Andriukaitis, acusó a los políticos populistas de derecha de irresponsabilidad y de vender "noticias falsas" sobre la seguridad de las vacunas.  Andriukaitis, un ex cirujano cardíaco, dijo que estaba muy preocupado y agregó: "No solo me preocupa a mí, sino a toda la sociedad científica, a los epidemiólogos, a los pediatras, a los expertos en enfermedades infecciosas y a muchos ministros de salud".

Los grupos antivacunas promueven la idea de que las vacunas no son eficaces.

Los grupos antivacunas promueven la idea de que las vacunas no son eficaces.

“Es inimaginable que tengamos muertes a causa del sarampión, niños que mueren a causa del sarampión. Prometimos que para 2020 Europa estaría libre de sarampión y esa meta está en peligro", expresó. 

Seth Berkley, el jefe de la alianza mundial de vacunas, dijo que el escepticismo es tan contagioso como una enfermedad. "Es muy difícil vacunarse, dado que no hay una autoridad estable en el mundo en este momento, donde las instituciones y los hechos se cuestionan de forma rutinaria y la mentira se expande", analizó. 

"Estamos en un lugar muy vulnerable en este momento", dijo Heidi Larson, directora del Proyecto de Confianza en Vacunas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

La Organización Mundial de la Salud, la UE y los EE. UU. han establecido grupos para investigar las causas de la creciente vacilación sobre la eficacia de las vacunas. Buscarán formas de ayudar a tranquilizar a las personas. Larsen dijo: "La razón por la que la OMS cambió su tono sobre lo importante y serio que es esto es porque muchos estados miembros venían a ellos y les decían: ¿pueden ayudarnos?".

Políticos populistas de derecha, desde EE. UU. hasta Italia, Polonia y Francia, se han subido al carro contra las vacunas, apoyando a los escépticos y defendiendo el derecho de los padres a no inmunizar a sus hijos en países donde es obligatorio antes de comenzar la escuela. Un descalabro, dicen los especialistas. 

"Son muy irresponsables", agrega Andriukaitis. “¿Qué podemos ver en este movimiento populista? Irresponsabilidad. Ahora es muy importante ver lo que harán en el poder. Veamos qué sucede con estos brotes de sarampión cuando tienes a quienes están a cargo que desde el principio usaron noticias falsas ".

Los datos recientes han demostrado consistentemente una estrecha correlación entre las tasas de vacunación y los brotes de sarampión.

Una fuerte caída en las tasas de vacunación en Francia en 2010 fue seguida por un aumento en los casos de sarampión el año siguiente. En Italia, cuando las tasas de inmunización retrocedieron en 2014, los casos aumentaron de unas pocas docenas al mes a cientos. En Rumania, la cobertura de vacunación cayó por debajo del 90% en 2014. Para 2017, estaba experimentando más de 1,000 casos al mes, en comparación con solo uno o dos años atrás. Europa, y el mundo, están en alerta.