Nacionales
Publicado: 10 de enero de 2019
Tiempo de lectura: 4 minutos, 1 segundos
@diarionecochea


Los puntos principales del crédito otorgado por el BID para afrontar desastres naturales


El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo contingente por USD 300 millones, que permitiría a la Argentina acceder a fondos ante eventuales inundaciones y terremotos, a fin de mitigar los efectos que estos desastres naturales puedan ocasionar sobre las finanzas públicas del país.

Los fondos del acuerdo, resultado del trabajo conjunto del ministerio de Hacienda y el equipo técnico de expertos del BID, fueron aprobados bajo la modalidad de Facilidad de Crédito Contingente para Emergencias por Desastres Naturales, una herramienta innovadora del BID que fomenta el enfoque integrado de gestión financiera de riesgos basado en la planificación y el financiamiento anticipado.

La operación se estructura como una cobertura financiera de rápido acceso y costo eficiente para hacer frente a los gastos públicos extraordinarios que surjan a partir de ese tipo de emergencias, cuya ocurrencia puede ejercer presiones sobre el gasto público y complicar los esfuerzos del gobierno de avanzar hacia una posición fiscal más sólida.

Objetivo


El Préstamo Contingente para Emergencias por Desastres Naturales tiene como objetivo ayudar a amortiguar el impacto que los desastres naturales severos o catastróficos podrían llegar a tener sobre las finanzas públicas, a través de un aumento en la disponibilidad, la estabilidad y la eficiencia del financiamiento contingente para la atención de las emergencias.

Adicionalmente, el préstamo busca mejorar la gestión integral del riesgo de desastres del país mediante la promoción de mejoras en los cinco ejes estratégicos incluidos en el Programa de Gestión Integral de Riesgos de Desastres Naturales (PGIRDN):

• Gobernabilidad y desarrollo del marco rector;

• Identificación y conocimiento del riesgo;

• Reducción de riesgos;

• Manejo de desastres; y

• Gestión financiera de riesgos


Propósito


Es posibilitar a la Argentina un acceso inmediato a recursos financieros líquidos para atender oportunamente las necesidades de gastos públicos extraordinarios que se estima podrían llegar a producirse durante emergencias causadas por desastres naturales de magnitud severa o catastrófica.

Beneficiarios


Los beneficiarios potenciales son toda la población del país, en general, y la población afectada que recibe asistencia de emergencia en virtud de la cobertura propuesta, en particular.

Los recursos que se desembolsen con cargo al préstamo contingente deberán ser utilizados por el prestatario para cubrir, exclusivamente, gastos públicos de carácter extraordinario que se realicen durante una emergencia resultante de un evento elegible y dentro de los 180 días calendario de ocurrido dicho evento.

Los tipos de gastos elegibles son amplios y sólo se hallarán limitados por una lista negativa a ser acordada contractualmente entre el país y el Banco. Ejemplos de tipos de gastos que podrían ser elegibles son: equipo sanitario de emergencia; vacunas y medicamentos; alimentos para la población afectada; instalaciones y equipos para refugios temporales; y rehabilitación temporal de infraestructura y reconexión de servicios básicos, entre otros. 

 El programa también busca continuar apoyando al país en el desarrollo de una política nacional para la gestión integral de los riesgos de desastres naturales. El BID ha venido apoyando al país, entre otros, con el Programa de Desarrollo de un Sistema Satelital y Aplicaciones Basadas en la Observación de la Tierra (PROSAT), el cual ha permitido el financiamiento parcial del Satélite Argentino de Observación con Microondas (SAOCOM), lanzado el 7 de octubre de 2018. Este satélite permitirá, en tiempo real, generar datos útiles para mejorar la gestión de las emergencias.

En caso de que el país hiciera uso del préstamo, el financiamiento del BID tendría un plazo de 25 años, con un período de gracia de 5,5 años y una tasa de interés basada en LIBOR.


La Argentina es un país altamente expuesto y vulnerable a la ocurrencia de desastres naturales. En los últimos 50 años, 58 inundaciones severas y 3 terremotos fueron reportadas en el país, afectando a más 14 millones de personas y provocando más de US$10.000 millones en pérdidas. A medida que se intensifican los efectos del cambio climático, la recurrencia de fenómenos climáticos extremos podría aumentar en el país.


@Telam