Locales
Publicado: 11 de enero de 2019
Tiempo de lectura: 6 minutos, 28 segundos
@diarionecochea


Un 40% de los comercios locales no acepta tarjetas


El director ejecutivo de la Agencia de Recaudación Buenos Aires (ARBA), Gastón Fossati, advirtió que es “obligatorio” que los comercios de atención al público cuenten con sistemas de pago electrónico y recordó que la entidad que conduce tiene la capacidad de “sancionarlos” si no cumplen con la ley. Además, señaló la importancia de “mutar” a los medios de pago electrónicos y a la boleta digital, camino que se premia con descuentos para los contribuyentes.

El director, Gastón Fossati, recordó que los comercios deben aceptar obligatoriamente los pagos con tarjetas de débito o crédito.

“Es obligatorio-, fue una medida que impulsamos desde ARBA a través del Poder Ejecutivo. Fue a la Legislatura y es obligatorio a partir de 2019. Nosotros tenemos el poder de policía para eso. Si fiscalizamos y no tiene algún medio para pagar el gasto realizado, podemos pedir la sanción disciplinaria y después la Justicia determinará si hay clausura o sanción”.

En ese sentido, recalcó que “es obligatorio, hay una ley de la Provincia de Buenos Aires que obliga a los comercios a tener medios electrónicos de pago”.

Ante la negativa a aceptar los pagos con débito o crédito, el funcionario aseguró que “estamos al tanto de eso, fiscalizando y tomando las medidas que correspondan en cada caso en particular. Estamos al tanto de la alta informalidad que hay en Mar del Plata y en la Costa Atlántica, en general, en épocas de veraneo”.

Complejidad

Si bien el año pasado fue calificado como “complejo”, el titular de ARBA consideró que el balance general para la entidad fue positivo.

“Fue un año complejo -describió-, hubo reacomodamiento de muchas variables económicas, una inflación que se disparó, estrés en términos financieros por la corrida bancaria y la actividad cayó”.

Sin embargo, el funcionario aseguró que “en términos de gestión y de performance de la agencia, fue un balance positivo a pesar de la complejidad. Terminamos con la recaudación un 12% por encima de la meta que teníamos para 2018, a pesar de que el año fue complicado en términos económicos”.

Asimismo, esa complejidad no influyó a la hora de recaudar, según el funcionario jujeño, ya que “en el año acumulado no aumentó pero sí tuvimos en los últimos bimestres una caída en la cobrabilidad de los impuestos patrimoniales. Como consecuencia de que fue más en los últimos bimestres, y los iniciales fueron buenos en términos de cobrabilidad de impuestos patrimoniales estuvimos casi dos puntos por arriba”.

En ese sentido, reconoció que “vimos una caída en la cobrabilidad en los últimos meses, por eso la gobernadora los últimos meses sacó ciertas medidas de alivio para pymes, para darle un poquito de pedal financiero con las tasas como estaban, para que puedan postergar ingresos brutos de noviembre y diciembre y puedan pagarlo recién en este 2019”.

Planes

Desde que asumió al frente de ARBA, a fines de 2015, Fossati implementó la lógica de “el que paga en término sale beneficiado” y negó la implementación de alguna moratoria para el año en curso.

“No tenemos en mente la implementación de moratorias -explicó-, nosotros trabajamos en la agencia con un plan de pago permanente desde que asumimos la gestión. Decidimos sacar esa lógica de moratoria, moratoria, moratoria, moratoria, porque la gente decía ´no pago hoy, pago mañana, y el que paga en término sale perjudicado´”.

En ese sentido, detalló que el contribuyente bonaerense que “paga en término sale beneficiado. Tenemos un plan de pago permanente, desde que asumimos, pero no tiene quita. No tiene mayores beneficios que el plan de pago en cuotas”.

Por otra parte, adelantó los lineamientos a seguir y las tareas a desarrollar en el corto plazo. En materia de servicios, están “contando a los contribuyentes los beneficios que tenemos por adherirse a la boleta digital o los descuentos que ofrecemos para el pago en término de los impuestos automotor, inmobiliario o de embarcaciones deportivas o para cualquier consulta o trámite”.

Asimismo, contó que la agencia desarrolla “tareas de fiscalización y control en los comercios, si están inscriptos en ingresos bruto, si tienen la factura, si la mercadería que transportan está declarada, que tengan los autos transportados pago el impuesto al automotor”.

Futuro

Por otra parte, Fossati reconoció que la presión tributaria en la provincia de Buenos Aires es “alta” aunque recordó que en territorio bonaerense se “bajó el ingreso bruto”.

“Nosotros, en este año que pasó -describió-, la Provincia hizo un gran esfuerzo y bajó ingresos brutos casi 16 mil millones de pesos, nos hizo perder casi 10 puntos de participación del ingreso bruto. Si no hubiésemos tenido esa baja, hubiésemos tenido 10 puntos más porcentuales de recaudación”.

En ese sentido, adelantó que en 2019 “estamos bajando de vuelta ingresos brutos, casi 10 mil millones de pesos. Por supuesto que, si se mira la foto, parece poco. Tenemos que ver la película. Es el segundo año consecutivo que estamos bajando impuestos”.

“Eso no quiere decir que la presión impositiva ya este a un nivel acorde -agregó-, sigue alta, pero creo que estamos transitando un camino virtuoso. Dos años consecutivos de baja de impuesto en la provincia de Buenos Aires creo que no tiene muchos antecedentes”.

En cuanto a la hoja de ruta de ARBA para el corriente año, el director dijo que “vamos a tratar de profundizar este camino que iniciamos, que es la boleta digital y ampliando los medios de pago electrónico para mutar del uso de efectivo en medios electrónicos. Y la boleta de papel, que tiene 118 años, pasará a una relación más digital con los clientes”.

En ese sentido, Fossati recordó los beneficios de esos medios de pago: “Evitar efectivo, hay una declaración formal de las operaciones, más control y seguridad para los contribuyentes. Lo mismo con la boleta de papel. Tenemos descuentos de hasta el 20 por ciento para quien pague con débito automático y boleta digital los impuestos automotor, inmobiliario y embarcaciones”, enumeró. Así, con esa adhesión, de las 5 cuotas anuales, un 20 por ciento significa una cuota menos.

Ese proceso de transformación lo iniciaron “al asumir, tiene que haber una familiarización con la tecnología y por eso no se hizo de golpe. Cuando empezamos en 2018 con la boleta digital, alcanzaba casi a un 35 por ciento. Tenemos un 65 por ciento que vamos a ir a transitando de a poco”.