sidebar
Publicado: 12 de abril de 2019
Tiempo de lectura: 1 minutos, 9 segundos
@diarionecochea


Trabajo infantil: el oscuro secreto del chocolate


Como en otras festividades, durante la Semana Santa aumenta mucho el consumo de chocolate.

Pero muchas niñas y niños no pueden disfrutar del popular huevo de Pascua porque tienen que trabajar en las plantaciones de cacao de las que apenas sobreviven las familias. Las que sí lucran con creces son empresas como Milka, Lindt y Ferrero, que se embolsan la mayor parte de las ganancias no sólo de los huevos de chocolate, sino también con sus chocolatinas, bombones y demás golosinas. Sólo el seis por ciento reciben los agricultores.

1,2 millones de niños que trabajan en las plantaciones de cacao constituyen la cara oscura del chocolate.

Y muchas plantaciones se encuentran donde antes crecía la selva, que se tala dejando sin hábitat a especies amenazadas como los chimpancés, incluso en parques nacionales.

No es algo nuevo. Las empresas prometen desde hace décadas acabar con el trabajo infantil, las violaciones de derechos humanos y la destrucción ambiental, pero poco sucede. Por eso, la Unión Europea debe obligar a las empresas de cacao a mejorar.

Pedimos a las autoridades con influencia sobre esta cuestión que tomen inmediatamente cartas en el asunto introduciendo normativas para que las niñas y niños no tengan que trabajar en las plantaciones y que no caiga ni un solo árbol más para plantar cacao.