Salud
Publicado: 12 de abril de 2019
Tiempo de lectura: 10 minutos, 4 segundos
@diarionecochea


Como la heroína cambia el funcionamiento del cerebro


El uso indebido crónico de esta droga opiácea deja su huella en el cerebro, incluso años después de romper el hábito y no consumirla. Alarma en EEUU por su propagación y falta de controlEl narcotráfico vio la oportunidad de crecer con la venta de heroína

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, casi medio millón de estadounidenses son adictos a la heroína, una droga (como el opio y la morfina) que proviene de la resina de la planta de la amapola. Este opio se refina hasta convertirse en morfina, luego se refina aún más convirtiéndola en diferentes formas de heroína.

La heroína es una parte central de la epidemia de opiáceos que azota a los Estados Unidos. Comenzó silenciosamente, con recetas médicas de oxicodona, hidrocodona o fentanilo escritas de buena fe contra el dolor. Pero todo se desbordó.

Y ahora, en medio de la crisis, muchos Estados han cambiado sus normas para limitar la circulación de estas sustancias que causan 19.000 muertes por sobredosis accidentales al año. El narcotráfico lo convirtió en una oportunidad de negocios: aumentó la venta de heroína.

Según cifras oficiales, en 2010 había 2,4 millones de adictos a los opiáceos recetados. Pero los expertos lo consideran una estimación baja. Desde que en 1996 comenzó la venta masiva de oxicodona, los adictos aumentaron más del 225% en ocho años. De 76 millones de recetas en 1991 se pasó a 219 millones en 2011, de las cuales se estima que el 60% es para abuso.

El consumidor de heroína transita distintas sensaciones en el cerebro

Muchos adictos a la heroína buscan dejar este mortal hábito, pero corren un alto riesgo de recaer por el resto de sus vidas a su prolongada adicción, especialmente en respuesta al estrés o los desafíos diarios de la vida.

Cuando un adicto o consumidor se inyecta o toma por otra vía heroína, en un primer momento, denominado "luna de miel", la persona experimenta una sensación de placer intensa, y a los pocos segundos de ese éxtasis, se pasa un estado en el que hay una mezcla de sedación total con euforia.

Luego de los efectos iniciales, el consumidor se encuentra en una etapa somnolienta o adormilada, y sus funciones mentales, como describen algunos científicos, se nublan. De igual forma, la función cardíaca se vuelve más lenta y se reduce el ritmo de respiración. Esto en algunos casos pone en riesgo la vida de la persona, lo que puede llevar a un estado de coma o daño cerebral permanente.

La gravedad del escenario en EEUU, hizo que los agentes de de policía de grandes urbes estadounidenses, lleven en sus patrulleros inyecciones de nalaxona, un antagonista de los opiáceos que puede sacar de la depresión respiratoria a una persona que sufrió una sobredosis de heroína, por ejemplo.

"Hoy vemos una epidemia de heroína increíblemente penosa y extendida", dijo a Bloomberg Daniel Ciccarone, un médico de la Universidad de California en San Francisco que estudia el mercado de la heroína. "No estamos ni siquiera cerca de la cumbre de esto. La heroína tiene una fuerza de vida propia".

Desorden vs. enfermedad

De acuerdo con el National Institute on Drug Abuse de los Estados Unidos, la heroína se adhiere a ciertos receptores del cerebro —conocidos como receptores opioides mu (ROM)—, los cual activa. Cuando se consume la droga, los ROM se activan y liberan dopamina, lo que hace que el adicto desee consumir otra vez.

Como afecta al cerebro este opiáceo

La heroína una vez ingresada al cerebro se convierte en morfina y se adhiere a los receptores opioides. La euforia del consumidor depende de cuánta droga consumió y con qué rapidez ingresa al cerebro. Los efectos casi siempre viene acompañados de un enrojecimiento cálido de la piel, sensación de pesadez en la extremidades y sequedad bucal. De igual forma, son comunes los vómitos, las náuseas y la picazón intensa.

"La estructura física y fisiológica del cerebro se modifica en el adicto, lo que crea desequilibrios en los sistemas neuronales y hormonales. También afecta la materia blanca en el cerebro, lo que deteriora la capacidad para regular el comportamiento y las respuestas generadas en momento de tensión o estrés. De igual forma, afecta la habilidad para tomar decisiones", según el National Institute on Drug Abuse.

En busca de un tratamiento exitoso

Ahora, los investigadores del Instituto de Ciencias Médicas Básicas de Beijing informaron que los cambios persistentes en el cerebro asociados con la adicción a la heroína pueden subyacer a ese alto riesgo y ofrecer nuevas sugerencias sobre cómo organizar un tratamiento exitoso.

Sigue siendo un debate en curso en la comunidad médica: ¿la adicción es un trastorno o una enfermedad? El Manual de Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales clasifica el abuso de sustancias como un trastorno, es decir, un conjunto de síntomas sin implicación de origen, en oposición a una enfermedad, donde se conoce la razón subyacente.

Pero, una y otra vez, las investigaciones neurocientíficas sugieren que la adición causa distintos cambios en el cerebro, con una disfunción observada en patologías neuronales específicas involucradas en el procesamiento de riesgos y recompensas. "Es hora de aceptar que la adicción es una enfermedad, simple y llanamente", afirma la doctora Mary Jeanne Kreek, profesora en la Universidad de Rockefeller, que ha estado estudiando la adicción durante décadas.

"Hemos sabido que la adicción tiene una base genética. Múltiples variantes de múltiples genes contribuyen con el 60 por ciento o más del riesgo relativo en el desarrollo de una adicción. Pero también vemos que la adicción está vinculada a los cambios fisiológicos que se producen en las propias células, así como en la forma en que se comunican con otras neuronas. Tomados en conjunto, estos hallazgos dan aún más importancia al hecho de que la adicción es una enfermedad cerebral", agrega.

La heroína es un derivado de la planta de la amapola

El trabajo en el laboratorio de Kreek, entre otros, ha revelado que los adictos a la heroína recuperados muestran una respuesta al estrés anormal, y esa respuesta permanece alterada por un tiempo. Otros estudios han mostrado cambios en la actividad de estado inicial de los circuitos cerebrales dedicados a recompensar el procesamiento en adictos que han estado limpios por un corto período de tiempo.

Pero, ¿esos cambios de estado de reposo se repartirán durante largos períodos de tiempo, y quizás expliquen por qué los adictos recuperados, incluso después de años de abstenerse del uso de drogas, pueden tener antojos tan fuertes por la droga?

Cambios a largo plazo

Para ver si los patrones anormales de conectividad cerebral permanecerían mucho tiempo después de que un adicto tuviera su último golpe, el doctor Lubin Wang y sus colegas del Instituto de Ciencias Médicas Básicas de Beijing utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional para escanear el cerebro de 30 adictos abstinentes del Sanshui, el Centro de Desintoxicación y Rehabilitación de Drogas en Guangdong, China, y luego compararon esas exploraciones con las de 30 personas no adictas.

Los adictos en China crecen cada vez más

"Los estudios anteriores que siguieron a personas a largo plazo informaron altas tasas de recaída, del 70 al 90 por ciento, entre la heroína y otras drogas. En un estudio de seguimiento de 33 años, se encontró que, incluso entre los usuarios de heroína se abstuvieron durante 15 años, una cuarta parte finalmente se recuperó", sostiene Wang. "Entonces sospechamos que puede haber algunas vulnerabilidades neuronales latentes que llevaron a esto", agregó.

Cuando Wang y sus colegas observaron la actividad del estado de reposo en parte de los ganglios basales, las regiones de recompensa del cerebro, en los antiguos adictos y los individuos sanos, encontraron una actividad disfuncional significativa.

En comparación con los individuos sanos, los ex adictos mostraron una mayor conectividad funcional entre los ganglios basales y la corteza prefrontal, la parte del cerebro responsable del control ejecutivo, y una conectividad reducida entre los ganglios basales y otras áreas del cerebro involucradas en el procesamiento de recompensas.

La droga se distribuye en distintos formatos

"El resultado más sorprendente de este estudio es que la organización funcional anormal en los adictos a la heroína persiste incluso después de años de abstinencia. La comprensión de los patrones de actividad de los ganglios basales con otras regiones del cerebro puede contribuir a una mejor comprensión de las causas subyacentes de la dependencia de drogas", indicó Wang.

Marcus Raichle, un neurólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, fue pionero en los esfuerzos de investigación en la actividad del estado de reposo y califica este hallazgo convincente. "Esto se debe al hecho de que hay que apreciar que las adicciones, incluso aquellos que dejan de usar, tienen cambios en la organización básica del cerebro", dijo.

"No obstante, explica bastante bien por qué la recaída de la gente, incluso si han pasado por varios programas o han intentado dejar de fumar, porque el cerebro ha cambiado y no está a punto de volver atrás en un instante", agregó.

El poder adictivo es muy alto, por lo que se vuelve una droga muy peligrosa

Raichle sostuvo durante mucho tiempo que el cerebro está en el "negocio de la predicción", lo que significa que su trabajo principal es tratar de predecir lo que está sucediendo en el medio ambiente para poder responder mejor a eso. El estado del cerebro ayuda a proporcionar la información adecuada para hacer predicciones importantes.

"Es por esto que la actividad intrínseca saludable es tan importante. Si esas conexiones no están bien organizadas, podría explicar todo tipo de problemas, que van desde las diferencias en las personalidades a las diferencias en el comportamiento hasta si nos convertiremos o seguiremos siendo adictos a una droga", destacó.

Biomarcadores efectivos

Wang explicó que estos hallazgos pueden actuar como un biomarcador de la adicción a las drogas persistente, lo que podría, en el futuro, ayudar a los clínicos a evaluar el efecto de las amenazas para las personas. También pueden predecir quién tiene mayor riesgo de recaída y explicar por qué los factores estresantes de la vida diaria pueden ser tan desencadenantes en los adictos abstinentes.

Pero lo que estos resultados no pueden decirnos es si tales cambios en el estado de reposo del cerebro, particularmente en este sopor clave, se presentarán antes de la adicción deben definirse como una enfermedad, y los médicos no deben tomar en cuenta estos cambios a largo plazo. Al considerar el tratamiento.

Otra de las forma de su consumo

"Las personas que cumplen con los criterios para un adicto a opiáceos necesitan ingresar en programas de tratamiento afectivo. Eso significa mantenimiento con metadona o mantenimiento con buprenorhina, junto con asesoramiento y terapia conductual", precisó el experto.

Y concluyó: "Y sí, los adictos van a estar en tratamiento durante mucho tiempo. No sabemos mucho hoy exactamente. Muchos pueden estar en tratamiento por el resto de sus vidas, como alguien con una condición crónica como diabetes, hipertensión o un trastorno de la tiroides estará en tratamiento por el resto de sus vidas. Esto es una enfermedad. Vemos que el cerebro ha cambiado de forma mental y necesitamos ofrecer tratamientos que reconozcan de que se trata".


@infobae