Variedad
Publicado: 08 de mayo de 2019
Tiempo de lectura: 7 minutos, 59 segundos
@diarionecochea


Agroquímicos en las verduras: lo que comemos, fuera de control


Frutas, verduras y agrotóxicos forman una ecuación que preocupa y a veces atemoriza. Pocos consumidores optan por comprar orgánico. Otros, sin remedio, toman las verduras de las góndolas y confían. Los pequeños productores de hortalizas de la zona crecen pero las buenas prácticas agrícolas no siempre se respetan. Tierra adentro toman decisiones solos e involucran a todos.

Los últimos controles realizados por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Río Negro sobre verduras y frutas que se consumen dentro del mercado interno arrojaron la presencia de pesticidas y grandes cantidades de insecticidas, herbicidas y fungicidas.

Si bien los técnicos en la materia aseguran que no son nocivas para la salud, las muestras tomadas en distintas ciudades, dejaron a la vista que no se respetan buenas prácticas agrícolas. Desde el Estado se trabaja a través de varios organismos en capacitaciones y controles, pero no alcanzan a todos los productores.

La verdura, muchas veces, pasa directo de la huerta a la verdulería. En Río Negro, cerca de algunas ciudades, no hay mercado concentrador.

“Lo importante es darle las herramientas al trabajador”, sostienen desde el Inta.

El estudio del ministerio, se realizó en mayo de 2018. Los diferentes muestreos se tomaron en Viedma, Cipolletti y Bariloche, ciudades con más de 40.000 habitantes. Se eligieron al azar distintas bocas y tomaron algunas especies que se consumen a diario como zanahorias, verduras de hoja, tomates, peras y manzanas. Entre los 10 alimentos seleccionados, se dio cuenta de que el tomate es el que mayor carga de agroquímicos tiene. Las hortalizas que a diario se consumen en las mesas familiares contienen de insecticidas, herbicidas, fungicidas.

El ingeniero agrónomo Alejandro Fernández, de la Dirección de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del Senasa explicó que en la agricultura tradicional se utilizan estos productos, por eso es esperable que estén presentes en el alimento que se cosecha y que los niveles no son altos como para alarmarse. “Una norma fija los límites autorizados de residuos. Los niveles que aparecen son bajos y no afectan a la salud”, dijo y agregó que Argentina es uno de los pocos países que hace ensayos a campo.

“Si se superan los límites, se debe a que se aplicó una dosis mayor, más veces de lo recomendado o más cerca de la fecha de cosecha. Es una muestra de que hay una buena práctica que no se cumplió”, dijo.

Walter Copes, licenciado en saneamiento ambiental del Inta sostuvo que “no siempre los productos no permitidos están prohibidos. Algunos se colocan pocos días antes de la cosecha, o usan un producto que aprobado para el tomate en otro cultivo para el que no está aprobado. Lo que sucede en las verduras, muchas veces, es que es más difícil controlar”.

En la fruta que se produce en la zona, los controles son más efectivos, porque pasan por un galpón de empaque y allí se realizan de acuerdo a las exigencias de los mercados externos. Pero la verdura, muchas veces, pasa directo de la huerta, a la verdulería. En Río Negro, cerca de algunos grandes polos urbanos, no hay mercados concentradores y llega al consumidor sin control.

Libre albedrío del productor

Según el censo oficial del Ministerio, en los valles irrigados de Río Negro se producen aproximadamente 7.700 hectáreas de horticultura, generando cerca de 200 toneladas de hortalizas. Los cultivos más importantes son la cebolla (que un gran porcentaje es enviada a Brasil), tomate para industria, zapallo y papa.

Todo se desarrolla mayoritariamente por pequeños productores. Una parte se consume dentro de la provincia y otra se comercializa en mercados internos y de exportación. Las buenas prácticas agrícolas en las huertas productoras, son más una decisión que toma con libre albedrío el productor, que una obligación. “Lo que se necesita son capacitaciones y seguimiento. El Inta da cursos de buenas prácticas agrícolas pero su asistencia es voluntaria, no obligatoria”, dijo Walter Copes. La mayoría de los productores son bolivianos. Ellos ganaron terreno, literalmente, cuando la fruticultura dejó tierras improductivas. Su cultura es cerrada y el desafío del Estado es llegar a esas parcelas, para controlar, pero sobre todo incentivar y enseñar la importancia del cuidado en el manejo de agroquímicos.

A veces, los asesoran los comerciantes. Al comerciante le importa vender y no pregunta si lo va a aplicar en campo, en un invernadero, ni cuando lo va a cosechar. Lo importante es darle las herramientas al trabajador, no solo hacer controles y caer con la ley, si no acompañarlo para que tome buenas decisiones”

Walter Copes

Heriberto Llanos, de la Asociación de productores y horticultores de General Roca, sostiene que respeta las buenas prácticas agrícolas, que entiende la importancia, pero reconoce que no todos los horticultores lo hacen.

“Los consumidores tenemos que tomar conciencia sobre qué estamos consumiendo para poder exigir a todos los organismos oficiales y privados que se produzcan alimentos inocuos”.

Pilar Muñiz, ingeniera agrónoma de Río Colorado

“Hay que difundir. Acá, no tenemos mercado concentrador, entonces no hay controles. Nosotros presentamos un proyecto en el Consejo Deliberante local para que se cree un ente agropecuario, una secretaría con centro de acopio pero todavía no tenemos respuesta”, comentó.

“También podríamos hacer orgánico pero tenemos que certificar. Si nos acompañan y nos dicen que eso tenemos que hacer, lo hacemos, porque creemos que es importante cuidar al consumidor”, sostuvo el productor. Finalmente, los consumidores tienen es sus casas herramientas para comer tranquilos. Lo que recomiendan los técnicos es un buen lavado de las frutas y verduras y exigir.

Como señaló Pilar Muñiz, ingeniera agrónoma de Río Colorado, responsable en la cámara hortícola “los consumidores tenemos que tomar conciencia sobre qué estamos consumiendo para poder exigir a todos los organismos oficiales y privados que se produzcan alimentos inocuos”.

Cuatro preguntas que responde el Senasa

1.-¿Los vegetales pueden tener residuos de plaguicidas?

Sí, es posible aunque no en todos los casos. Es normal que el uso de un plaguicida deje pequeñas cantidades en los vegetales sobre los cuales se aplica. No siempre esa presencia implica un peligro para la salud.

2.-¿Se pueden consumir los alimentos que contienen residuos?

Si, una de las consecuencias del uso de plaguicidas en la producción agropecuaria es la presencia de un residuo en el alimento. Senasa, después de ensayos y evaluaciones, determina la cantidad máxima que se puede tolerar y se conoce como límite máximo de residuo (LMR).

3.- ¿Qué ocurre cuando un residuo supera un LMR?

Cuando un residuo supera un LMR no significa que el alimento sea dañino para la salud o “envenene” a quien consuma ese alimento. La superación generalmente muestra el incumplimiento de la práctica agrícola recomendada. Es decir, sería la consecuencia de una “mala práctica agrícola”.

4.-¿Se usan plaguicidas no autorizados?

Sí, es una mala práctica agrícola recurrente que algunos agricultores apliquen plaguicidas que no están autorizados para la especie donde lo aplican. No significa que se aplicó un producto prohibido sino que por razones económicas o desconocimiento, utilizó el plaguicida que tenía disponible que está autorizado para otra especie.

 

Qué cantidad de agroquímicos hay en cada verdura

Los resultados del estudio realizado por el Ministerio en Viedma, Cipolletti y Bariloche, se replican en las restantes zonas productoras de Río Negro. Sobre 36 muestras estudiadas, con 9 muestras por especie seleccionadas, arrojaron que el 100% del tomate contiene residuos de plaguicidas y un 44% presentaban presencias de químicos no indicadas para el cultivo.

El 33% de las muestras tienen presencias en los límites del LMR (límite máximo de residuo que se puede tolerar) con hasta 6 productos insecticidas y fungicidas. En las plantas de lechugas el 78% de las muestras presentan residuos de plaguicidas. Un 44% residuos por encima de los LMR, con 5 plaguicidas por muestra. Un 22% de las muestras no poseían residuos.

El 78% de las muestras de zanahorias, contenían residuos de plaguicidas. 44% presentaba residuos por encima de los LMR y contenían hasta 5 plaguicidas por muestra.

En la manzana, el 88% de las muestras presentan residuos de plaguicidas, el 55% presenta residuos por encima de los LMR y hasta 14 plaguicidas. Para bajar los niveles de pesticidas se tienen que involucrar todos los actores de la sociedad, desde productores, hasta consumidores y el Estado.