Alejandro Borensztein
Publicado by admin 19 de mayo de 2019
Tiempo de lectura: 5 minutos, 50 segundos
@diarionecochea


¡Qué Fernández ni Fernández, Fernández!


 

Hay una manera simple de explicar y entender lo que significa la candidatura presidencial de : es la primera vez en la historia de la humanidad que un candidato a vicepresidente anuncia quien lo va a acompañar como candidato a presidente. Todo dicho.

Antes de felicitarlo por la nominación quisiera pedirle a Alberto Fernández, dado que esta semana él mismo reveló la lista de jueces a los que el kirchnerismo tiene pensado cortarle las bolas en caso de ganar, si sería tan amable de entregar la lista completa de todos los ciudadanos argentinos a los tienen planeado pasar a cuchillo, así aprovechamos estos últimos días del Hot Sale de pasajes. Desde ya, muchas gracias.

Pese a la sorpresa inicial, con el correr de la horas se pudo entender cual es la verdadera estrategia que pergeñaron Cristina, Máximo y Parrilli en el cuartel electoral geopolítico del Instituto Patria, más precisamente en la mesita que hay entre la alacena y la heladera. Es la misma mesita que usaron en 2017, 2015 y 2013. La guardan de cábala porque ahí se les ocurren las grandes genialidades.

Está claro que el plan es ponerlo a Alberto Fernández al frente del kirchnerismo para que el mundo crea que esta vez se van a portar bien y que ya no van a volver a ser esa simpática batucada de autoritarios, ineptos y corruptos que el mismo Alberto Fernández denunció durante 8 años.

Si gana, lo van a dejar jugueteando un rato en el Sillón de Rivadavia mientras van a ir operando en la Justicia para cerrar todas las causas penales, les van ir cortando las bolas a los jueces (de hecho fue el primer anuncio de la plataforma electoral) y después, ya con el camino despejado, asumirá Ex Ella y listo. El único detalle que todavía no le explicaron a Alberto es que el puntito rojo que le apareció en la frente no es un lunar.

¿Como cayó esta noticia en Groenlandia? De entrada fue un baldazo de agua caliente (allá un baldazo de agua fría no sorprende a nadie).

Como le vengo contando amigo lector, los groenlandeses están muy entusiasmados con la idea de que Cristina Kirchner vuelva al poder confiados en que eso provocará que millones de argentinos espantados emigren a esa tierra inmesa y despoblada que es Groenlandia para transformarla en una nación pujante y moderna. Poco les importa si Ella vuelve como presidenta o como vice. Es lo mismo. La que manda es Ella y la que persigue también. A los efectos del plan “Groenlandia Potencia”, acá no ha cambiado nada.

Es más, para las ilusiones de los groenlandeses la cosa es aún mejor. La gran preocupación que había en Groenlandia era que aparecieran esos clásicos piantavotos que tiene el kirchnerismo, que pudieran arrastrar a Cristina a otra nueva derrota electoral y que la idea de una Groenlandia libre, justa y soberana se esfumara. Por suerte, al menos por ahora, no es así. Puesto a elegir entre los Fernández que Cristina tenía disponibles, por lo menos esta vez no lo puso a Aníbal. Todo Groenlandia respira.

Obviamente, el video de doce minutos con el que Cristina anunció quien la va a acompañar como candidato a presidente se viralizó rápidamente. En Nuuk, en Sisimiut, en Ilulisaat, en todas las ciudades fue furor. Son doce minutos en los que Ex Ella explica el hambre, la pobreza, el atraso, la inflación y la miseria que sufre la Argentina con la extraordinaria habilidad de eludir toda responsabilidad al respecto.

En síntesis: según la quien te dice futura Vicepresidenta, un país que pasó del 4% de pobreza que dejó la década ganada al 30% de pobreza de Macri Gato necesita imperiosamente un Alberto Fernández que lo rescate. Y a eso también apuesta Groenlandia.

Allá la xpectativa es inmensa y todos esperan que Cristina siga siendo la gran protagonista de la politica argentina y, por ende, de la futura prosperidad groenlandesa. Todo lo que ayuda a Cristina o todo lo que perjudica a Macri se festeja y apasiona.

De hecho, CableGroenlandia está vendiendo el abono para ver el juicio oral por la causa de la obra pública en vivo y en directo. No hay iglú que no lo haya contratado y este martes ya dieron asueto para que nadie se lo pierda.

También ofrecen un pack con el combo de todos los juicios que incluye Hotesur, Los Sauces, Dólar Futuro, Memorándum con Irán, etc. Son como 14 juicios. Todo HD. Una maravilla.

Previendo que Alberto y Cristina puedan ganar, ya hay muchos argentinos dando vueltas en todas las ciudades de Groenlandia buscando departamentos, locales, etc. Incluso en Narsak ya hay dos bares de argentinos con lucecitas de colores en la vereda que venden cervezas artesanales. Por ahora no tienen muchos clientes porque hace 25 bajo cero, pero al menos ya instalaron la famosa “revne” (así se dice “grieta” en danés).

Si bien el idioma original es el kalaallisut, los groenlandeses se comunican con los argentinos en danés porque es un idioma que nosotros los argentos manejamos con más fluidez. Groenlandia es parte del Reino de Dinamarca. O sea, es un país en serio (ellos no saben el riesgo que corren con nosotros adentro).

Lamentablemente hubo algunos disturbios porque los argentinos se cruzan con groenlandeses que andan eufóricos por la calle cantando ¡¡Macri, trash, du er diktaturet!! (así se dice en danés “Macri, basura, vos sos la dictadura”) o “Maurico Macri, horen der bar dig”, que quiere decir Mauricio Macri LPQTP.

Para entender mejor la problemática argentina y alentar la integración de la colectividad sudamericana se organizó un seminario sobre “Peronismo en Groenlandia”. Fue poca gente. Entre otros pensadores, invitaron a Horacio González y a Ricardo Forster quienes intentaron dar una conferencia sobre “La revolución bolivariana y su influencia en el Reino de Dinamarca” pero se canceló por falta de traductor. No consiguieron ninguno que hable en danés “carta abierta”. Es un problema que suele tener estos muchachos. De hecho, hay más gente en el mundo que entiende el “kalaallisut” de la que entiende el “carta abierta”.

Si bien la fórmula presidencial sólo tiene 24 horas de vida y en Nuuk el entusiamo se mantiene, también hay que decir que algunos groenlandeses empezaron a temer que Alberto Fernández no asuste lo suficiente o que no sea tomado con la seriedad necesaria como para que lo voten masivamente. En tal caso, definir el lema de la campaña va a ser muy importante. “Alberto al gobierno, Cristina al poder” es muy obvio y ya está muy trillado.

Tal vez sea mejor reflotar una idea más reciente: “El candidato es el proyecto”. Por ahí esta vez les funciona. A veces los pueblos tienen mala memoria. A eso apuestan en Groenlandia.