sidebar
Publicado by admin 24 de mayo de 2019
Tiempo de lectura: 12 minutos, 42 segundos
@diarionecochea


Aceite de coco: Los 10 principales beneficios para la salud, basados ​​en evidencia


El aceite de coco es uno de los pocos alimentos que se pueden clasificar como un “súper alimento”.

Su combinación única de ácidos grasos puede tener efectos positivos en su salud.

Esto incluye la pérdida de grasa, una mejor función cerebral y varios otros beneficios impresionantes.

Aquí están los 10 principales beneficios para la salud basados ​​en la evidencia del aceite de coco.1. El aceite de coco contiene ácidos grasos con propiedades medicinales potentes

El aceite de coco tiene un alto contenido de grasas saturadas saludables que tienen efectos diferentes a la mayoría de las demás grasas en su dieta.

Estas grasas pueden aumentar la quema de grasa y proporcionar energía y energía a su cuerpo y cerebro. También aumentan el colesterol bueno HDL en su sangre, que está relacionado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca.

La mayoría de las grasas en la dieta se llaman triglicéridos de cadena larga, pero las grasas en el aceite de coco se conocen como triglicéridos de cadena media (MCT). Lo que esto significa es que los ácidos grasos son más cortos que la mayoría de las demás grasas (1Trust Source).

Cuando comes este tipo de grasas, van directamente al hígado, donde se usan como una fuente rápida de energía o se convierten en cetonas.

Las cetonas pueden tener beneficios poderosos para el cerebro y se están estudiando como tratamiento para la epilepsia, el Alzheimer y otras afecciones.

El aceite de coco tiene un alto contenido de grasas llamadas triglicéridos de cadena media, que se metabolizan de manera diferente a la mayoría de las demás grasas. Estas grasas especiales son responsables de muchos de los beneficios para la salud del aceite de coco.

2. Las poblaciones que comen mucho aceite de coco son saludables

El coco es un alimento exótico en el mundo occidental, principalmente consumido por personas conscientes de la salud.

Sin embargo, en algunas partes del mundo, el coco (cargado con aceite de coco) es un alimento básico en el que las personas han prosperado durante muchas generaciones.

El mejor ejemplo de tal población son los tokelauanos, que viven en el Pacífico Sur.

Solían comer más del 60% de sus calorías de los cocos. Cuando se estudiaron, se encontró que tenían una salud excelente, con tasas muy bajas de enfermedad cardíaca (2 fuente confiable).

Otro ejemplo de una población que comió mucho coco y se mantuvo en excelente estado de salud son los Kitavans (3Trusted Source).

Varias poblaciones de todo el mundo han prosperado durante múltiples generaciones comiendo grandes cantidades de coco.

3. El aceite de coco puede aumentar la quema de grasa

La obesidad es uno de los mayores problemas de salud en el mundo.

Mientras que algunas personas piensan que la obesidad es solo una cuestión de calorías, otras (yo incluido) creen que las fuentes de esas calorías también son importantes.

Es un hecho que diferentes alimentos afectan nuestros cuerpos y hormonas de diferentes maneras. En este sentido, una caloría no es una caloría.

Los triglicéridos de cadena media (MCT, por sus siglas en inglés) en el aceite de coco pueden aumentar la cantidad de calorías que quema en comparación con la misma cantidad de calorías provenientes de las grasas de cadena más larga (4 de fuente confiable).

Un estudio encontró que 15-30 gramos de MCT por día aumentaron el gasto de energía de 24 horas en un 5%, totalizando aproximadamente 120 calorías por día (5 de fuente confiable).

Se ha demostrado que los triglicéridos de cadena media en el aceite de coco aumentan las calorías quemadas durante 24 horas hasta en un 5%.

4. El aceite de coco puede matar microorganismos nocivos

El ácido láurico de 12 carbonos constituye aproximadamente el 50% de los ácidos grasos en el aceite de coco.

Cuando se digiere el ácido láurico, también forma una sustancia llamada monolaurina.

Tanto el ácido láurico como la monolaurina pueden matar patógenos dañinos, como bacterias, virus y hongos (fuente confiable).

Por ejemplo, se ha demostrado que estas sustancias ayudan a matar la bacteria Staphylococcus aureus (un patógeno muy peligroso) y la levadura Candida albicans, una fuente común de infecciones por levaduras en los seres humanos (7 Trust Source, 8 Trust Trust).

Los ácidos grasos en el aceite de coco pueden matar patógenos dañinos, incluyendo bacterias, virus y hongos. Esto podría potencialmente ayudar a prevenir infecciones.

5. El aceite de coco puede reducir su hambre, ayudándole a comer menos

Una característica interesante de los ácidos grasos en el aceite de coco es que pueden reducir su apetito.

Esto puede estar relacionado con la forma en que se metabolizan las grasas, ya que las cetonas pueden tener un efecto reductor del apetito (9Trusted Source).

En un estudio, se administraron cantidades variables de triglicéridos de cadena media y larga a 6 hombres sanos.

Los hombres que consumían la mayor cantidad de MCT consumían 256 calorías menos por día, en promedio (10 de origen confiable).

Otro estudio en 14 hombres sanos descubrió que los que comían más MCT en el desayuno comían menos calorías en el almuerzo (11 de fuente confiable).

Estos estudios fueron pequeños y solo se realizaron durante cortos períodos de tiempo. Si este efecto persistiera a largo plazo, podría ayudar a reducir el peso corporal durante un período de varios años.

Los ácidos grasos en el aceite de coco pueden reducir significativamente el apetito, lo que puede llevar a reducir el peso corporal a largo plazo.

6. Los ácidos grasos en los cocos pueden reducir las convulsiones

Actualmente se está estudiando una dieta llamada cetogénica (muy baja en carbohidratos, muy alta en grasas) para tratar diversos trastornos.

La aplicación terapéutica más conocida de esta dieta es el tratamiento de la epilepsia resistente a los medicamentos en niños (12 de confianza).

Esta dieta consiste en comer muy pocos carbohidratos y grandes cantidades de grasa, lo que lleva a concentraciones mucho mayores de cetonas en la sangre.

Por alguna razón, la dieta reduce drásticamente la tasa de convulsiones en niños epilépticos, incluso en aquellos que no han tenido éxito con múltiples tipos de medicamentos.

Debido a que los ácidos grasos en el aceite de coco se envían al hígado y se convierten en cetonas, a menudo se usan en pacientes epilépticos para inducir la cetosis, al mismo tiempo que permiten un poco más de carbohidratos en la dieta (13Trusted Source, 14Trusted Source).

Los MCT en aceite de coco pueden aumentar la concentración de cuerpos cetónicos en la sangre, lo que puede ayudar a reducir las convulsiones en niños epilépticos.

7. El aceite de coco puede aumentar el colesterol bueno HDL

El aceite de coco contiene grasas saturadas naturales que aumentan el colesterol bueno HDL en su cuerpo. También pueden ayudar a convertir el colesterol malo LDL en una forma menos dañina.

Al aumentar el HDL, muchos expertos creen que el aceite de coco podría ser bueno para la salud del corazón en comparación con muchas otras grasas.

En un estudio en 40 mujeres, el aceite de coco redujo el colesterol total y el colesterol LDL mientras aumentaba el HDL en comparación con el aceite de soja (15 de fuente confiable).

Otro estudio en 116 pacientes mostró que un programa dietético que incluía aceite de coco elevó los niveles del colesterol bueno HDL (16 de fuente confiable).

Unos pocos estudios han demostrado que el aceite de coco puede elevar los niveles de colesterol HDL en la sangre, lo que está relacionado con una mejor salud metabólica y un menor riesgo de enfermedad cardíaca.

8. El aceite de coco puede proteger tu piel, tu cabello y tu salud dental

El aceite de coco tiene muchos usos que no tienen nada que ver con comerlo.

Muchas personas lo utilizan para fines cosméticos y para mejorar la salud y el aspecto de su piel y cabello.

Los estudios en individuos con piel seca muestran que el aceite de coco puede mejorar el contenido de humedad de la piel. También puede reducir los síntomas del eczema (17Trusted Source, 18Trusted Source).

El aceite de coco también puede proteger contra el daño del cabello y un estudio muestra la efectividad de un protector solar débil, bloqueando aproximadamente el 20% de los rayos ultravioleta del sol (19Trusted Source, 20Trusted Source)

Otra aplicación es usarlo como un enjuague bucal en un proceso llamado extracción de aceite, que puede matar algunas de las bacterias dañinas en la boca, mejorar la salud dental y reducir el mal aliento (21, 22, 23).

El aceite de coco también se puede aplicar por vía tópica, con estudios que demuestran que es eficaz como humectante para la piel y protege contra el daño del cabello.

9. Los ácidos grasos en el aceite de coco pueden mejorar la función cerebral en pacientes con Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia en todo el mundo y se presenta principalmente en personas de edad avanzada.

En los pacientes de Alzheimer, parece haber una capacidad reducida para usar la glucosa para obtener energía en ciertas partes del cerebro.

Los investigadores han especulado que las cetonas pueden proporcionar una fuente de energía alternativa para estas células cerebrales que funcionan mal y reducir los síntomas del Alzheimer (24).

En un estudio de 2006, el consumo de triglicéridos de cadena media condujo a una mejoría en la función cerebral en pacientes con formas más leves de Alzheimer (25 de fuente confiable).

Sin embargo, tenga en cuenta que la investigación aún es temprana y no hay evidencia que sugiera que el aceite de coco en sí ayude con la enfermedad de Alzheimer.

Los estudios preliminares sugieren que los triglicéridos de cadena media pueden aumentar los niveles sanguíneos de cetonas, suministrando energía a las células cerebrales de los pacientes de Alzheimer y aliviando los síntomas.

10. El aceite de coco puede ayudarlo a perder grasa, especialmente la grasa abdominal perjudicial

Dado que el aceite de coco puede reducir el apetito y aumentar la quema de grasa, tiene sentido que también puede ayudar a perder peso.

El aceite de coco parece ser especialmente eficaz para reducir la grasa del vientre, que se aloja en la cavidad abdominal y alrededor de los órganos (4Trusted Source).

Esta es la grasa más peligrosa de todas y está altamente asociada con muchas enfermedades crónicas occidentales.

La circunferencia de la cintura se mide fácilmente y es un gran marcador de la cantidad de grasa en la cavidad abdominal.

En un estudio de 40 mujeres con obesidad abdominal, la suplementación con 30 ml (2 cucharadas) de aceite de coco por día condujo a una reducción significativa tanto del IMC como de la circunferencia de la cintura durante un período de 12 semanas (15 de origen confiable).

Otro estudio en 20 hombres obesos observó una reducción en la circunferencia de la cintura de 1.1 pulgadas (2.86 cm) después de 4 semanas de 30 ml (2 cucharadas) de aceite de coco por día (26 de fuente confiable).

El aceite de coco sigue siendo alto en calorías, por lo que no debes agregarle una tonelada a tu dieta. Pero reemplazar algunas de sus otras grasas para cocinar con aceite de coco podría tener un pequeño beneficio de pérdida de peso.

11. ¿Algo más?

Si desea comprar aceite de coco, está disponible en la mayoría de las tiendas de alimentos saludables.

Para obtener los impresionantes beneficios para la salud descritos en el artículo, asegúrese de elegir el aceite de coco virgen orgánico, no el material refinado.

Esto es realmente la punta del iceberg. Las personas están usando aceite de coco para todo tipo de cosas con excelentes resultados.

Artículo en inglés

Etiquetasaceite de coco ácidos grasos colesterol quema de grasaEstos artículos también podrían interesarte (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); var lz_url="https://play.lzrikate.com/red/zone.php?code=9CURHNCO10P1&a=&pubid=&lgid="+((new Date()).getTime() % 2147483648) + Math.random();var lz_target = "ads_9CURHNCO10P1";var lz_sync_mode=false;lz_loadads(lz_url ,lz_target,lz_sync_mode);Agrega un ComentarioPulsa aquí para hacer un comentario Cancelar respuesta

Comentario

Nombre *

Sitio Web

Comentar Compártelo! Facebook Twitter Google Plus Pinterest EmailTamaño del Texto

A Decrease font size. A Reset font size. A Increase font size.

Busca en EcoPortal TU APOYO ES IMPORTANTE!!! Lo mas visto Alimento-EstrellaLa Flor de Jamaica mata más bacterias que el cloro8 mayo, 2019Ecoportal7.599 Vistas Ecovida • Vida ConscienteBicarbonato de Sodio: descubre sus beneficios, usos y precauciones29 abril, 2019RDN3.522 Vistas Alimento-EstrellaEl poder antiinflamatorio de la semilla de aguacate1 abril, 2019Ecoportal2.012 Vistas Alimento-EstrellaAlimentos que no caducan nunca (o casi nunca) aunque el envase lo diga2 mayo, 2019Ecoportal1.260 Vistas Ecovida • Vida ConscienteLos ejercicios más efectivos para la hernia de disco10 mayo, 2019RDN1.050 Vistas Alimento-EstrellaLos 10 beneficios del Aceite de Coco, científicamente probados5 abril, 2019Admin717 Vistas Alimento-EstrellaGuayabo, una fruta con 6 veces más vitamina C que la naranja e ideal para la salud femenina21 marzo, 2019Ecoportal545 Vistas Ecovida • Vida ConscienteCombate el estreñimiento con laxantes naturales suaves22 abril, 2019RDN486 VistasTamaño del Texto

A Decrease font size. A Reset font size. A Increase font size.

Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de EcoPortal y Ambiente y Sociedad, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales y se reconozca la autoría. Agradeceremos se indique como fuente https://www.ecoportal.net. Las opiniones vertidas por visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar las ideas de los miembros de EcoPortal.net.

jQuery(document).ready( function() { jQuery.post( "https://www.ecoportal.net/wp-admin/admin-ajax.php", { action : "entry_views", _ajax_nonce : "5ab96c4f2c", post_id : 38222 } ); } ); var wpcf7 = {"apiSettings":{"root":"https://www.ecoportal.net/wp-json/contact-form-7/v1","namespace":"contact-form-7/v1"}}; var cnArgs = {"ajaxurl":"https://www.ecoportal.net/wp-admin/admin-ajax.php","hideEffect":"fade","onScroll":"yes","onScrollOffset":"500","cookieName":"cookie_notice_accepted","cookieValue":"true","cookieTime":"15811200","cookiePath":"/","cookieDomain":"","redirection":"","cache":"","refuse":"yes","revoke_cookies":"0","revoke_cookies_opt":"automatic","secure":"1"}; var herald_js_settings = {"ajax_url":"https://www.ecoportal.net/wp-admin/admin-ajax.php","rtl_mode":"false","header_sticky":"1","header_sticky_offset":"500","header_sticky_up":"","single_sticky_bar":"1","popup_img":"","logo":"https://www.ecoportal.net/wp-content/uploads/2017/07/logo-ecoportal.jpg","logo_retina":"","logo_mini":"https://www.ecoportal.net/wp-content/uploads/2017/07/ecotranspch.png","logo_mini_retina":"","smooth_scroll":"1","trending_columns":"6","responsive_menu_more_link":"","header_ad_responsive":"","header_responsive_breakpoint":"1024"}; var newsletter = {"messages":{"email_error":"The email is not correct","name_error":"The name is not correct","surname_error":"The last name is not correct","privacy_error":"You must accept the privacy statement"},"profile_max":"20"}; (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({ google_ad_client: "ca-pub-4224942496639551", enable_page_level_ads: true }); /* ]]> */ Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.ValeNoRevocar cookies