Salud
Publicado by Camaro Auto Post 24 de junio de 2019
Tiempo de lectura: 3 minutos, 3 segundos
@diarionecochea


Un estudio reveló la desafortunada relación entre mirar Netflix hasta altas horas de la noche y la calidad del esperma


No cumplir con ciclos de sueño adecuados disminuye las probabilidades de tener un hijo Quienes duermen menos horas producen menos cantidad de espermatozoides (Foto: Pxhere)

Quedarse despierto hasta tarde en cama tiene una repercusión en la producción de espermatozoides en los hombres que disminuye las posibilidades de lograr tener un bebé.

El profesor Hans Jakob de la Universidad de Aarhus y un equipo de investigadores realizaron un estudio en el que durante un mes le hicieron un cuestionario a hombres acerca de la hora que se acuestan para dormir, y sobre la cantidad del tiempo que descansan. Además de estudios de fertilidad, para conocer la relación entre ambos factores.

Los científicos descubrieron que las personas que se iban a la cama antes de las 22:30 horas, tenían casi cuatro veces más probabilidades de embarazar a su pareja por la calidad y cantidad de espermatozoides que generaban, en comparación con quienes se acostaban entre las 23 y 23:30 horas.

Los malos hábitos de sueño reducen las posibilidades de tener un hijo (Foto: Pxhere)

Pero no sólo influye la hora de acostarse, sino el tiempo que se pasa durmiendo bien. Durante el estudio quienes descansaron entre siete horas y media y ocho tenían más espermatozoides normales que quienes dormían menos. Lo que representaba seis veces más probabilidades de tener un hijo.

Según el profesor Jakob, esto se puede deber a que la falta de sueño hace que el sistema inmunológico sobrereaccione y ataque a los espermatozoides; además que acostarse más tarde genera que las parejas estén más cansadas antes de dormir y disminuya su tiempo y frecuencia de relaciones sexuales.

También sugirió que podría influir la psicología. Cuando una persona duerme menos por lo general se encuentra más estresada, lo que puede impactar en su fertilidad.

Lo que podría explicar por qué las parejas que más intentan embarazarse no lo consiguen. La teoría del investigador es que que cuando se planea tener un bebé, los padres y madres trabajan más de lo normal y hacen mayor número de actividades durante el día para esperar llegada de un hijo.

Lo que resulta contraproducente, pues al hacerlo, las personas se desvelan más y se ponen nerviosas, lo que afecta la producción de espermatozoides y reduce las posibilidades de embarazo.

Exponerse a la luz artificial de aparatos electrónicos afecta el ciclo del sueño y, por lo tanto, la producción de esperma (Foto: Pexels)

También tener hábitos como ver Netflix antes de dormir, trabajar en la cama o navegar en internet desde la computadora o el celular antes de acostarse, son perjudiciales para el ciclo del sueño, según Joaquín Terán, presidente de la Asociación Española del Sueño. Las personas que se exponen a las luces artificiales por la noche, generalmente tienen dificultades para conciliar el sueño,  y desvelarse afecta la calidad de los espermas.

Por lo que expertos que trabajaron en el estudio, y otros que revisaron los resultados de la investigación, como el Dr. Christohper Barrat, profesor de medicina reproductiva de la Universidad de Dundee, y el Dr. Raj Mathur, ginecólogo consultor de la Fundación NHS de la Universidad de Manchester, dijeron que, en conclusión, quienes planeen ser padres deben acostarse a dormir más temprano, y que es el consejo más sensato y útil que el estudio pudo haber dejado a los futuros padres.


@infobae