Cultura
Publicado by admin 10 de septiembre de 2019
Tiempo de lectura: 1 minutos, 50 segundos
@diarionecochea


Ema Wolf: "Nunca me gustaron mucho las historias con niños, tampoco en mi infancia"




Un murciélago que se ocupa del sexo de las flores, un gato enamorado de una lata y una noche galante que quiere conquistar a un gallo, directa y sin rodeos, configuran el universo del absurdo creado por la escritora Ema Wolf en su último libro de cuentos "Las vacas mágicas y otros problemas", donde incorpora textos inéditos y otros ya publicados en torno a un enigma: el amor.

"El amor poliniza todo los textos", dijo a Télam la autora de "Pollos de campo" y "La casa bajo el teclado", que este año recibió el Pregonero de Honor en literatura infantil y juvenil, acerca del volumen publicado por Norma y con ilustraciones de Matías Trillo, en el que reunió once cuentos mágicos y un apéndice enciclopédico de brujas famosas.

Télam: Como otros de sus títulos, el libro se sustrae al género fantástico.

Ema Wolf:
Es curioso, porque me gusta mucho el realismo duro en la literatura. Me refiero a autores como Quiroga, Ciro Alegría, Graciliano Ramos, Roa Bastos, los escritores del sur de los Estados Unidos. Pero a la hora de escribir me vuelvo hacia esa otra zona, que también me atrapa: el género fantástico. Es como si me llamaran desde otro lugar, al que acudo con felicidad, y que sin duda tiene que ver con mi infancia. Después vinieron los relatos naturalistas, los folletines, las novelas de aventuras, pero en el principio fueron los cuentos de hadas. Este resorte se acciona en mí con naturalidad, lo mismo que el humor. No puedo decir qué logro haciendo este tipo de literatura, simplemente porque no tengo propósitos con respecto a la literatura. Rechazo los propósitos como lectora y me siento eximida de ellos como autora. No se me ocurre otra explicación más que la distancia entre el placer y el embole, si se me permite el término.


@Agencia Estatal de Noticias