Escándalos en la curia: El Vaticano usó US$726 millones donados a los pobres para múltiples negocios opacos

 

El dinero habría ido en un 77% a filiales del Credit Suisse y gestionados en operaciones financieras que según el magistrado muestran irregularidades, además de abrir escenarios inquietantes de peculado y otros delitos.

Es un escándalo que “tiene pocos precedentes en la vida reciente” y otra vez lo ha destapado el periodista y escritor de investigación del semanario “L’Espresso” Emiliano Fittipaldi. Las revelaciones a partir del allanamiento a la Secretaría de Estado el miércoles 2 de este mes, han ido escalando y lanzando explosivas revelaciones.

Al jefe de seguridad del Papa, el general Domenico Gini, su actuación le costó la cabeza, que le pidió Jorge Bergoglio por algunas imprudencias en la investigación. Mientras tanto, los fiscales generales están investigando a fondo y hoy domingo “L’Espresso” publicará las 16 páginas ultrasecretas de la pesquisa de los promotores de Justicia, Gian Piero Milano y Alessandro Diddi con las revelaciones más humillantes para la Santa Sede: la Secretaría de Estado, el órgano clave del gobierno central de la Iglesia, cuyo “primer ministro” es el cardenal Pietro Parolin, gestiona en un fondo extrabalance nada menos que 650 millones de euros (725 millones de dólares) del Obolo de San Pedro, con donaciones de fieles de todo el mundo destinados a los pobres. Y el dinero, en lugar de ir a parar a los necesitados bolsillos populares, sirven para realizar negocios “opacos”.

También el prestigioso diario inglés “Financial Times” ha publicado el lunes pasado sus propias investigaciones sobre manejos “non sanctos” de funcionarios y mediadores vaticanos en la gestión de millones invertidos en proyectos de apartamentos de lujo en Londres, que en parte habrían sido financiados con dinero de Obolo de San Pedro.

Los promotores de justicia (fiscales generales) del Vaticano, estrechamente en contacto con el Papa Francisco, arriban a la conclusión en su investigación de 16 páginas secretas que publicará el domingo L’Espresso, que han detectado “graves indicios de peculado, estafas, abusos de oficio, reciclaje y autoreciclaje”. El Revisor Alessandro Cassinis, a las órdenes del pontifice, señala “gravísimos delitos, como la apropiación indebida, la corrupción y el encubrimiento”.

Fittipaldi y el “Financial Times” investigan la era 2011—2018 en que el hoy cardenal Angelo Becciu, era el “ministro del Interior” del Vaticano como Sustituto de la Secretaría de Estado y tuvieron lugar varias operaciones inmobiliarias sospechosas en Londres y otros negocios, en los que algunos intermediarios cobraron jugosas comisiones.

Fuente: Clarín

 

Compartí esta nota:

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de