“El ACV es la segunda causa de muerte y el factor hereditario influye hasta un 40 por ciento”

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dispuso conmemorar todos los 29 de octubre el Día Mundial del Accidente Cerebrovascular (ACV) y, días antes y después, instituciones y personas involucradas en su prevención y atención refuerzan la difusión y toma de conciencia sobre el mismo. Ese es el caso del neurocirujano santafesino Alejandro Musacchio, presidente de la Fundación para la Cobertura del Aneurisma Cerebral (Fucac), referente ineludible en la temática, para quien la importancia de hablar de esta enfermedad es fundamental.

Por ello Musacchio dialogó con Aire Digital, aseguró que “el ACV figura entre la segunda o tercera causa de muerte” y, fundamentalmente, “de invalidez”  y secuelas que limitan drásticamente la calidad de vida de las personas que sobreviven a él.

Asimismo, enfatizó que “los antecedentes familiares son determinantes para el posible desarrollo de esta enfermedad y no solamente los factores de riesgo”.

Estos son algunos de los temas sobre los que se profundizará en una actividad  a la que convocó Fucac para el viernes 1 de noviembre en la ciudad de Santa Fe, institución que busca “difundir permanentemente el conocimiento esencial acerca del accidente cerebrovascular (ACV) en particular y la enfermedad vascular cerebral (EVC) en general, por todos los medios”, según explica en su página web.

Ese día desde las 18 se realizará la charla abierta y gratuita para toda la comunidad sobre prevención y concientización “¿Qué es el ACV” en el Cine Auditorio ATE, San Luis 2854, en Santa Fe Capital.

La disertación estará a cargo de Sebastián Ameriso, médico neurólogo, jefe de Telemedicina, de Internación de la  Unidad Cerebrovascular y también jefe del Centro Integral de Neurología Vascular del instituto FLENI , de Buenos Aires. Entre los temas a abordar por el Ameriso figuran factores de riesgo concurrentes con el ACV, causas, tratamientos, impacto en la población, prevención y concientización.

Se trata de uno de los profesionales con mayor formación académica y experiencia profesional del país y América Latina y uno de los pocos que junto a su equipo realizó estudios de campo sobre la enfermedad en la provincia de Buenos Aires, obteniendo estadísticas propias, locales e indagando en una muestra representativa de casos.

“Por todo ello, por su gran capacidad de comunicación, por su didáctica, entre otras razones, consideramos que es la persona indicada para disertar sobre esta problemática ante la comunidad general”, concluyó sobre la actividad del 1 de noviembre próximo el presidente de la Fucac.

La “pesada herencia”

Luego de hacer extensiva la invitación, y de destacar que la información es vital para reducir los niveles de mortalidad o secuelas  por ACV, Alejandro Musacchio describió aspectos relevantes de la enfermedad.

Según el especialista , “todos los estudios y las experiencias demuestran que el factor hereditario puede influir hasta en un 40 por ciento en la ocurrencia de un ACV”, dijo y enfatizó: “Por eso si nuestros padres, abuelos –paternos o maternos– sufrieron un ACV o tuvieron un problemas cardiovasculares debemos cuidarnos particularmente e informar a nuestro médico de estos antecedentes”.

Al mismo tiempo, hay que intentar reducir al mínimo los “factores de riesgo como el tabaquismo, el sedentarismo, la hipercolesterolemia, hipertensión, el  alcoholismo, la diabetes, el estrés; el abuso de sustancias ilegales que produce arteritis (inflamación de las arterias); y de de todas las afecciones que constituyen lo que se considera síndrome metabólico”.

—Doctor Musacchio, ¿de qué modo se puede afectar la salud de las arterias y qué consecuencias tiene esto? 

—Primero debemos aclarar que cuando alguna arteria  coronaria, renal, cerebral, etcétera, se ve afectada, esto puede impactar en otras arterias o en todas. A veces se afectan las que van al cerebro, o las del corazón o las de los miembros inferiores… Por eso hay que tener registro del antecedente vascular de antepasados como  padres, madres, abuelos, abuelas como primera medida; porque eso en sí mismo es determinante. Después  los factores de riesgo, que están en el orden de lo que podríamos o deberíamos poder ‘manejar’… Existe medicación para la hipertensión, para la diabetes, para el colesterol.  Sabemos que controlando la obesidad, haciendo ejercicio y cambiando –o al menos mejorando– hábitos, las chances de eventos vasculares se reducen de manera significativa. También, debemos reducir el estrés (quizás una de las cosas más difíciles), tratar de prevenir o controlar el sindrome metabólico y todo aquello que nos recomienden los médicos.

Otro determinante importante que en las últimas décadas influyó drásticamente en el incremento tanto de los accidentes cerebrovasculares como en los cardiovasculares, fue el consumo problemático de sustancias tóxicas, legales o ilegales, según Alejandro Musacchio.

“Muchas de estas drogas producen arteritis, moderadas o graves, que provocan inflamación, lesiones u obstrucción arteriales. Las más tóxicas directamente destruyen el cerebro. Entonces tenemos que tratar de evitarlas,   fundamentalmente a las más tóxicas, y hacer un consumo racional de las otras si no podemos prescindir de ellas”, dijo el médico neurocirujano, quien además es especialista en cirugía endovascular y en neurorradiología intervencionista.

Leer más ► Alcohol, tabaco y marihuana son las drogas que más se consumen en la provincia de Santa Fe

Video realizado por la Fucac y el Ministerio de Salud de la provincia de Santa Fe, con el objetivo de incentivar la prevención del ACV.

Tipos de ACV, síntomas y prevención

El accidente cerebrovascular (ACV), también llamado ataque cerebral o stroke (en inglés), es un tipo de enfermedad vascular cerebral (EVC) que se produce con mayor frecuencia a medida que avanza la edad biológica de las personas. Aunque muchos se presentan sin manifestaciones previas, existen síntomas físicos que pueden advertir su ocurrencia y factores de riesgo que deben conocerse mejor, explicó Musacchio.

Y agregó: “Es una emergencia médica severa ya sea por una hemorragia o por la  a la interrupción brusca de la circulación en un sector del cerebro; requiere la atención inmediata del paciente por profesionales en un centro especializado”.

El ACV se desencadena cuando existe una hemorragia intracraneal(en el interior del encéfalo), o si se interrumpe la irrigación sanguínea de parte del cerebro

“Además de provocar una lesión cerebral seria, el  accidente cerebrovascular suele afectar al resto del cuerpo. El nivel de daño depende, fundamentalmente, de qué arterias estuvieron involucradas y durante cuánto tiempo, hasta la eventual resolución”, enfatizó el especialista.

Y describió que los efectos pueden ser más leves o más graves, algunos transitorios, otros permanentes. Asimismo, que hay pacientes que logran recuperarse por completo en cuestión de días, mientras que otros nunca se restablecen. Y que un porcentaje elevado muere dentro de las primeras horas de producido el  accidente cerebrovascular.

Causas

El ACV puede originarse por dos razones:

• En un 88% de los casos es ocasionado por un coágulo sanguíneo –trombo– o la obstrucción de una arteria: este tipo de ACV se denomina isquémico. Existen a su vez dos tipos de ACV isquémicos: la trombosis cerebral (un coágulo endovascular ocluye a la arteria cerebral en que se forma) y la embolia cerebral (un coágulo de origen externo, por lo general cardíaco, obstruye a una arteria del cerebro).

• El 12% restante es provocado por vasos rotos o dañados que derraman sangre en el cerebro o a su alrededor. Este tipo de accidente cerebrovascular se conoce como hemorrágico. A su vez, existen dos tipos de ACV hemorrágicos: la hemorragia subaracnoidea (HSA, en la que un vaso derrama sangre en el espacio que hay entre el cerebro y el cráneo) y la hemorragia intracerebral (causada por la ruptura de un aneurisma cerebral o una malformación arteriovenosa –MAV– en el interior del tejido que forma el cerebro).

Fuente: airedesantafe.com.ar

Compartí esta nota:

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de