Joaquín Arbe, el maratonista que levanta paredes mientras se prepara para ser olímpico en Tokio 2020

Joaquín Arbe, el maratonista que levanta paredes mientras se prepara para ser olímpico en Tokio 2020
El chubutense aprendió el oficio de albañil de su abuelo y se da maña en su casa, mientras sus seguidores en las redes sociales lo alientan y le piden que se cuide.

Joaquín Arbe es un todoterreno. El chubutense es el único representante del atletismo argentino que ya tiene asegurado un lugar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Consiguió su plaza al brillar en el Maratón de Buenos Aires, el 22 de septiembre, con un tiempo de 2h11m04, la segunda mejor marca argentina de la historia.

Pero el deporte no es la única prioridad de su vida, en especial cuando entre competencias vuelve a su Esquel natal. Allí alterna los entrenamientos con sus tareas de padre y también con los trabajos de albañilería en su propia casa, que de a poquito va terminando. Y comparte el progreso de la construcción en sus redes sociales.

“Por ser lunes, vamos a sacrificar un turno de atletismo por algunas horas de trabajo. Seguimos sumando metros a la casa”, escribió este lunes en su cuenta de Instagram junto a una foto en la que se lo ve arriba de un andamio, agregando ladrillos a una pared.

“Ponemos la columna, la hormigonamos y seguimos con el frente”, contó junto a otra foto de su hogar. Sus seguidores en las redes sociales le piden que use elementos de seguridad para trabajar y lo aconsejan sobre cómo levantar paredes, mientras lo alientan en su camino hacia Tokio.

Hace unos días, había subido otra que lo muestra en pleno trabajo con una amoladora en sus manos mano.”Después de unas pasaditas temprano, ahora nos toca trabajar unas horitas. Luego hacemos el segundo turno”, contó en ese momento.

En ese caso, algunos usuarios de las redes sociales le hicieron hincapié en que se proteja al menos los ojos para evitar accidentes.

Cuando era muy chico, Arbe aprendió de su abuelo el oficio de albañil, que le sirvió en el pasado para mantener a su familia. Y aunque hoy, gracias a los apoyos de sus sponsors, está dedicado al atletismo, sigue aprovechando su maña en la construcción para mejor su propia casa.

Es que en su ciudad, no sólo prioriza las tareas en su casa. Allí también le dedica muchas horas a su familia, su esposa Alejandra Carinao, también atleta, y sus hijos Maia, Emanuel y Erick, que nació el 23 de septiembre, justo un día después de que Joaquín sacara pasaje a Tokio en Buenos Aires.

Atleta, padre y albañil a medio tiempo, Joaquín Arbe ya sueña con su debut olímpico en Sapporo, donde el COI llevó el maratón por el calor que hará en Tokio, mientras aprovecha para compartir tiempo con sus hijos y seguir agrandado su casa. Un verdadero todoterreno.

fuente Clarin 

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de