Los cumpleaños infantiles, el peor lugar para que coman los chicos

En sólo dos horas consumen tantas calorías como en el almuerzo y la cena juntos. Y grasas y sodio en exceso. Recomiendan no recompensarlos con malos alimentos, porque terminan acostumbrándose.

Graves enfermedades que producen los snacks como chizitos, palitos, papitas y gaseosas que abundan en los cumpleaños infantiles. Los productos que están “muy bien diseñados y pensados” para generar placer sin saciar, y no aportan nada beneficioso al cuerpo. Además la influencia de la “publicidad criminal”.

La publicidad de estos productos está muy bien estudiada y el producto está mucho mejor estudiado, es decir, se le da un sabor adictivo, se le da una crocantes adictiva”

“Esto se descubrió hace más de 20 años, entonces se tomó 20 años la industria en provocar placeres con sabores crocantes. Investigadores han descubierto esto, y convierten alimentos crocantes al agregarle sal y azúcar, para que la cabeza, cuando mastica esto, tenga a algo parecido a un orgasmo galletitero, por lo que está diseñado y pensado por gente muy inteligente.”

¿Qué se puede hacer para cambiar o concientizar sobre esto? “El agravante es que comen placenteramente, tienen fórmulas que son placenteras para el gusto, entonces usted le dice a un chico comete un sandwiche de miga y deja a la mitad es porque no lo quiere, en cambio cuando uno le da un snack se baja el paquetito, y ese paquetito tiene sal, azúcar, grasa y almidones, entonces usted tiene un espasmo cerebral cuando usted está comiendo esta basura, la madre no tiene que insistir come más, tiene que sacárselo, y como es un mandato en donde la mama dice que un día el chico no come, el chico no crece, hay un “mandato de hacerlo crecer”, darle de comer, entonces los cumpleaños se compran sustancias que los chicos vayan a comer compulsivamente, gaseosas que van a tomar llenos de sed, pero gaseosas con cloruro de sodio, lo que es absurdo, porque no sacia la sed.

Igual, no es recomendable prohibir, porque lo prohibido se convierte en lo más deseado”.Pero si todas las situaciones de placer y diversión están rodeadas de comida chatarra… ¿Cómo repercute eso en la educación alimentaria? “No hay que ofrecerla como premio o prohibirla como castigo. No se debe percibir como alimento cotidiano. Debemos celebrar sin comida chatarra. Si se busca recompensar al niño por su cumpleaños o por buenas notas en la escuela, no hay que llevarlo a un restaurante de comida rápida.

La educación alimentaria, la creación de buenos hábitos alimentarios debe partir de casa, desde pequeños. Es importante que los padres ejemplifiquen con sus hábitos, que realicen actividad física, que desayunen bien y que hagan las cuatro comidas diarias, que compartan la mesa con sus hijos, que consuman vegetales y frutas”.Según Jufe, hay que ayudar a los padres a cambiar la alimentación en el hogar.

“Es mas fácil si toda la familia come saludable. Y si tienen hijos con sobrepeso u obesidad, que consulten. Se los ayuda a elaborar comidas rápidas y sanas, evitar los delivery y a organizar la alimentación con consignas básicas como no comer entre horas, no repetir, no llevar fuentes a la mesa y comer despacio”.¿Claves? Paciencia: el cambio de hábitos lleva tiempo. Modelo: los chicos repiten lo que ven en casa.

 

 

Compartí esta nota:

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de