Asistencia a la comunidad y cuerpo médico sobre el HTLV Virus Linfotrópico T Humano

Como sucede aún en muchos países que presentan áreas endémicas para el HTLV, en la Argentina estos retrovirus continúan siendo un evento (infección/enfermedad) “descuidado” u “oculto” y esto significa que no existe conocimiento suficiente sobre el tema.

Buenos Aires, noviembre de 2019.- Ante las severas enfermedades que causa el Virus Linfotrópico-T Humano (HTLV), aún sin tratamiento eficaz, desde el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBIRS), el equipo liderado por la doctora Mirna Biglione junto a la doctora Carolina Berini brinda diagnóstico, asesoramiento y asistencia para la comunidad en general y para los médicos que deseen interiorizarse en la temática. El INBIRS, dependiente del CONICET y la Universidad de Buenos Aires, funciona en el Piso 11 de la Facultad de Medicina de la ciudad de Buenos Aires.

Según un informe de Cáncer con Ciencia de la Fundación Sales, en nuestro país, la detección de anticuerpos anti-HTLV-1 o HTLV-2 es mandatoria desde 2005.

Los Virus Linfotrópico-T Humano tipo 1 y tipo 2 (HTLV-1/2 por sus siglas en inglés Human T-cell  Lymphotropic Virus) son retrovirus muy antiguos y tienen su origen en África. Si bien hay cuatro tipos, solamente el HTLV-1 y el HTLV-2 se han desplazado con las migraciones humanas, pasando por Asia y llegando a América hace miles de años a través del estrecho de Bering.

Ambos retrovirus, al igual que el VIH, se transmiten por vía sexual, de madre a hijo (más frecuentemente por amamantamiento), parenteral (transfusión, compartir agujas contaminadas) y por trasplante de órganos. Tanto en Argentina, como en otros países del mundo (Reino Unido, Francia, Japón, Chile, Brasil) el testeo de HTLV-1/2 es obligatorio en bancos de sangre.

Frecuentemente, el donante de sangre con resultado reactivo circula en un estado de angustia por los centros y servicios de salud en búsqueda de un diagnóstico final certero. En caso de que se le informe que es positivo tendrá que encontrar un profesional que le pueda brindar un asesoramiento médico adecuado. Esto sucede porque aún no ha se incluido a estos retrovirus en un programa nacional de salud.

¿Qué enfermedades causa el HTLV-1?

Mientras que el HTLV-2 no causa una patología definida, el HTLV-1 se asocia a enfermedades severas, aún sin tratamiento eficaz. Entre ellas, se encuentran:

  1. A) Mielopatía Asociada al HTLV-1/ Paraparesia Espástica Tropical (HAM/TSP) que lleva progresivamente a la invalidez y silla de rueda de manera irreversible.
  2. B) Leucemia/Linfoma de Células T del Adulto (ATLL), con presentaciones clínicas severas. Cabe destacar que el tratamiento de inicio de las leucemias por HTLV-1 se realiza mediante el uso de antirretrovirales y no con quimioterapia.
  3. C) Uveítis, patología ocular.
  4. D) Enfermedades pulmonares y ciertas infecciones oportunistas severas.

¿Dónde se encuentran el HTLV tipo 1 y tipo 2 en Argentina?

Nuestro país fue considerado como no endémico para la infección por HTLV-1, hasta que se reportó una alta prevalencia en comunidades originarias y donantes de sangre de la provincia de Jujuy y Salta. En base a estos antecedentes, el HTLV-1 quedó confirmado como endémico en el Noroeste argentino, al igual que sus patologías asociadas.

El HTLV-2 es más frecuente en la Región chaqueña donde el virus fue detectado por primera vez en originarios Wichis y Tobas de Formosa. También se lo encontró en Mapuches de la Región patagónica (Chubut).

En el resto del país (áreas no endémicas), ambos virus circulan con baja frecuencia en distintas poblaciones, tal como donantes de sangre, mujeres embarazadas y en la población general. De todos modos, se diagnostican casos esporádicos de patologías asociadas al HTLV-1 mayoritariamente en grupos familiares con antecedentes de enfermedad.

La mayoría de los individuos a los que se les diagnostica una infección por HTLV-1/2 reportan ser descendientes, provenir o haber estado en contacto con personas infectadas de áreas endémicas (transmisión vertical o sexual).  Aún así, muchas veces el factor de riesgo permanece desconocido.

Dra. Berini Carolina y Dra. Mirna Biglione

Antecedentes

En octubre de 2018, la comunidad de investigadores y médicos de instituciones de todo el mundo, como la International Retrovirology Association (IRVA), o Global Virus Network declararon al 10 de noviembre como el “Día Internacional del HTLV”, para visibilizar la realidad de este retrovirus humano milenario, aún desatendido y oculto.

En la ocasión, respaldaron la carta abierta del doctor Robert Gallo, uno de los descubridores del virus del VIH y el HTLV, dirigida al Director General de la OMS, publicada en 2018 en una de las revistas científicas de mayor nivel internacional, solicitando que se tomen medidas eficaces para prevenir la transmisión de este retrovirus.  Este noviembre, la OMS se reunió con referentes internacionales quienes fundamentaron la importancia de priorizar a este virus “olvidado” que causa cáncer.

El HTLV-1 infecta, aproximadamente, entre 15 a 25 millones de personas, existiendo regiones endémicas (de mayor frecuencia) en el sur de Japón, África, Melanesia, islas Seychelles, el Caribe, Australia y países latinoamericanos como Colombia, Perú, Panamá, Brasil, Chile y Argentina. Si bien la mayoría de los portadores del virus permanecerán asintomáticos de por vida, alrededor de un 10 % desarrollará una de las enfermedades asociadas.

En síntesis

  • Se trata de dos virus, el Virus Linfotrópico-T Humano, tipo 1 (HTLV-1) y el tipo 2 (HTLV-2), detectados en nuestro país en los ´90.
  • Son retrovirus como el VIH, comparten las vías de transmisión, pero producen enfermedades muy distintas.
  • Se transmiten por vía sexual, amamantamiento, transfusiones, compartir agujas y trasplantes de órganos.
  • La gran diferencia entre ellos, es que el HTLV-2 no causa una patología específica, mientras que el HTLV-1 es el agente etiológico de enfermedades severas.
  • El HTLV-1 se encuentra diseminado por todo el mundo e infecta aproximadamente 20 millones de personas.
  • En la Argentina, se ha observado a la región Noroeste como endémica tanto para el HTLV-1 como para las enfermedades asociadas.
  • Si bien son pocas las personas infectadas que se enferman, es impostergable tomar medidas de vigilancia para prevenir su transmisión y capacitar a los profesionales para que puedan brindar las respuestas correctas a las personas en búsqueda de asesoramiento.
Compartí esta nota:

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de