Una familia se intoxicó con monóxido en Manantiales, el hotel de Hernán Lombardi

Los apoderados de la firma que administra la familia del ex funcionario de Cambiemos explicaron que los inconvenientes ya fueron “subsanados” y que la unidad fue retirada de servicio. Los damnificados iniciaron una demanda legal

Un grupo familiar de ocho integrantes resultaron heridos luego de intoxicarse con monóxido de carbono mientras descansaban en una habitación del complejo hotelero Torres de Manantiales, que pertenece al ex titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos de la presidencia de Mauricio Macri, Hernán Lombardi.

 

El hecho sucedió el pasado sábado 14 de diciembre de 2019 por el mal funcionamiento de un calefón. Tres adultos y cinco menores, oriundos de Concepción, Tucumán, y de la localidad bonaerense de San Isidro, debieron ser trasladados de los edificios hacia la Clínica del Niño y la Madre, ubicada sobre la avenida Colón entre San Luis y Mitre, por el nivel de intoxicación.

 

Durante su estadía en Mar del Plata, los turistas se alojaron en un dúplex con la numeración 7 ºC y 8 ºC, según consignó el diario porteño La Nación. Además, desde la administración del complejo le indicaron a ese medio que “los inconvenientes sucedidos fueron subsanados” y que, “en forma precautoria, la unidad fue retirada del servicio”.

 

Según relató una de las víctimas, la intervención de un huésped lindero fue clave para poder rescatar al grupo familiar que inmediatamente dio aviso a emergencias médicas. En tanto, enviaron una carta a documento contra la empresa por los daños ocasionados.

 

Torres de Manantiales, situadas en el barrio Lomas de Stella Maris sobre Alberti al 400, fueron fundadas por el padre del ex funcionario de Cambiemos. Lombardi, ingeniero civil de la constructora familiar, estuvo al frente de la dirección de las Torres desde 1992 hasta 1999, cuando asumió como Secretario de Turismo de la Nación bajo la presidencia de Fernando de la Rúa.

 

“¡Un horror! Casi nos morimos con monóxido de carbono ocho personas (tres adultos y cinco niños) vacacionando en Torres de Manantiales. Por suerte mi cuñada se dio cuenta a tiempo que el mal estar que sentíamos era de monóxido y logrando salir unos arrastrando a otros. Una chiquita de 4 se desmayó y no despertaba, otra de 7 años vomitó y otra convulsionó temblando y con dolor de pecho. Terminamos internados: unos con 15% de monóxido de carbono en sangre, los más chicos 10% y yo 25%…. ¡Fue un horror!”, relató Celina Piñero, una de las afectadas, quien por poco no debió ser trasladada a una cámara hiperbárica.

 

“Aún continuamos muy traumatizados, haber estado a punto de morir es un espanto. Fue una pesadilla. Las vacaciones del terror. Nos arruinaron las vacaciones. Todo por mal mantenimiento. La empleada nos cerraba la ventana de la cocina para que el calefón no se apagará. Nos podríamos haber muerto dormidos. Ya la noche anterior yo y mi cuñado habíamos tenido dolor fuertísimo de cabeza el mismo que la noche del terror. Y mi hija de 4 años vomitó, pero esas noches nos salvamos porque mi cuñada abría la ventana de la cocina para ventilar la ropa mojada. Pero ese día no la abrió, estaba ocupada con su hijo de 2 años que volaba de fiebre, por eso pasó lo que pasó”, explicó en un posteo de su cuenta de Facebook, el pasado viernes 3 de enero.

 

Piñero confió que “las Torres están muy mal mantenidas” con vidrios rotos, ventanas oxidadas, entre otras desatenciones. “El mal mantenimiento no es solo una cuestión de estética, sino de seguridad ya que de tener evaluados que los aparatos a gas funcionen bien se podría haber evitado”, sostuvo la mujer. “Hay 500 departamentos, dudo que sea el único con producción de monóxido de cardobono. Yo no vuelvo más y recomiendo no arriesgarse”, cerró en su mensaje.

Fuente: 0223

Compartí esta nota:

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de