Denuncia contra parque acuático de Mar del Plata

   

Una pareja marplatense padeció el pasado fin de semana graves heridas al salir despedido de un tobogán en el parque acuático Aquópolis.

Hernán Cobos sufrió una grave herida en su pierna derecha y Noelia Medina sufrió traumatismos varios.

Ambos habían decidido pasar el fin de semana en el camping «El Griego» y disfrutar, además, del parque Aquópolis, perteneciente al mismo complejo.

Sin embargo, al lanzarse por uno de los toboganes en gomón y estar próximo a terminar con el descenso, la estructura se abrió en una de las curvas y ambos resultaron con heridas de consideración.

Noe Medina relata “Íbamos bajando y llegando al final del mismo, el gomón en el que íbamos bordea el límite del tobogán abierto. Es en ese momento cuando el mismo se abre lastimando la pierna de Hernán al punto de dejar a la vista el hueso y yo salgo despedida golpeado mi cabeza y demás partes del cuerpo.”

“Es ahí cuando la gente que siempre es solidaria nos trató de calmar.” continuó

Y agregó “Nos dirigen a una pequeña enfermería en la que sea de paso minimizan la situación y llaman al servicio de ambulancia de Cardio. El mismo tardo aproximadamente 40 minutos. Como mi golpe era “menor” según ellos, me trasladan en el asiento del enfermero de la ambulancia y a Hernán en la camilla.”

«A mí me suturaron la herida de la cabeza con 5 puntos y me dieron medicación para los demás hematomas. Hernán quedó internado. Se le realizó una suturación en la pierna de alrededor de 25 cm. Como yo cuento con obra social me exigieron que continúe mi tratamiento y curación mediante la misma. En el caso de Hernán, como no tiene obra social, dijeron que se harían cargo ellos comunicándose directamente con la clínica sin dirigirse a nosotros ni siquiera preguntar si estábamos bien o necesitábamos algo», indicaron

A una semana del incidente, Hernan recibió el alta “pero estamos a la deriva, continuamos con dolores y hematomas, y estamos intentando atendernos por nuestros propios medios. Los responsables jamás se dirigieron a nosotros a consultarnos, aunque sea como estábamos.”

“Así estamos los dos, con mucha impotencia y angustia, y con ganas de que a nadie más le vuelva a tocar lo que nos tocó y se lavaron las manos” concluyeron.

 

Compartí esta nota:

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de