Aún no hay novedades de Ezequiel Bermejo, el nadador desaparecido

Ezequiel Bermejo de 43 años, casado con dos hijos, fue el participante numero 196 de Río Mar, competencia en la que participaron 550 personas. Cuando finalizó la carrera se dieron cuenta que él no estaba.

El rastrillaje se hizo en la playa de Necochea, Quequén y las playas del norte con camionetas recorriendo la arena, la Prefectura Naval Argentina envió un helicóptero y el apoyo de Guardacostas Río Paraguay, vehículos de la Cruz Roja Argentina filial Necochea, Bomberos, el área de Tránsito, Guardavidas, SAME, Guardaparques y Cruz Roja Argentina filial Necochea, todo bajo la coordinación de Defensa Civil y el Radio Club Necochea, asimismo, se realizó un fuerte operativo sobre la zona lindante a la Escollera Sur sobre la margen Necochea impidiendo el paso a personas o periodistas durante el sábado y luego abierto nuevamente el domingo.

El COE estuvo en todo momento en contacto con familiares y amigos del joven desaparecido, al tiempo que el municipio puso a disposición el alojamiento en diferentes establecimientos de la ciudad.
Por otra parte, mañana a primera hora habrá una nueva reunión entre las autoridades para continuar con el rastrillaje por aire, tierra y mar.

En tal sentido, se indicó que la Prefectura Naval Argentina con asiento en Puerto Quequén dispondrá de su guardacosta Río Paraguay para realizar el rastrillaje sobre el mar de Necochea y Quequén.

Respecto a la seguridad de la competencia, el organizador de Rio Mar, Juan Carlos Cuenca manifestó que durante la competencia hubo 5 semirígidos y 2 motos de agua además de “22 guardavidas dentro del agua y 26 en la arena, cada 200 metros desde la Escollera hasta la llegada” y dijo que “antes nos avisaban de otros corredores, pero nos comunicaban que habían abandonado”, advirtiendo que “Prefectura también tiene un control propio sobre cada corredor.”

En la edición anterior una moto de agua había provocado un accidente con un nadador en el cual lo había llegado a lesionar levemente al pasar el vehículo acuático por sobre la cabeza del competidor, es por esa razón que Cuenca decidió hacer algunas mejoras en la competencia de este año, agregando más seguridad.

Cuenca explicó por otra parte que el competidor desaparecido no utilizaba una de las boyas personales de nado que la organización de la carrera ofrecía como medida de seguridad opcional.

Dijo además que una vez reportada la desaparición, fue contactada la familia de Bermejo, que se desplazó hasta la localidad balnearia a la espera de novedades quienes entre las 16.30 y 17.30 del domingo estuvieron reunidos con el intendente Arturo Rojas, el director de Comunicación Maximiliano Caloni y el responsable de Defensa Civil Augusto Fulton, entre otros.

Por otro lado, la secretaría de salud Ruth Kalles, confirmó que hubo 30 nadadores atendidos a raíz de haber sufrido en algunos casos cortes en la cabeza y en la cara por los kayak que se daban vuelta por las inclemencias del mar y otros con cuadros de hipotermia.

La licenciada Kalle precisó que un deportista sufrió fractura de tobillo. Y la mayor parte de los que fueron atendidos padecieron descompensaciones vinculadas con diferentes cuadros de hipotermia. Esto se produce cuando el cuerpo pierde el calor más rápido de lo que lo produce, causando una temperatura corporal peligrosamente baja.

La competencia tuvo su comienzo en el puente colgante a las 8:30 am y finalizó en el balneario Terrazas 4 horas más tarde, pero la marea del mar con su furiosa rompiente complicó mucho las cosas.

Terminada oficialmente la prueba, teniendo en cuenta que hasta ese momento habían arribado 389 nadadores de los 550 inscriptos de los cuales alrededor de 45 no habían retirado los kits antes de la prueba (o sea no compitieron) y que 20 aproximadamente habían sido rescatados abandonando la competencia lo cual significaba que aun restaban llegar a casi 100 nadadores que todavía estaban dentro del agua hacia 4 horas luchando contra el frío.

Gastón, el amigo de Ezequiel dijo que su compañero “venía bien hidratado, a buen ritmo y quedó acompañado por otros kayak que estaban cerca de él”.

A la altura de la escollera sur, cuando restaban unos mil metros para llegar a la meta, pasadas las 11 de la mañana del sábado, a Gastón se le quiebra el remo, por lo que debe ser rescatado de su kayak por personal auxiliar de la competencia. Le avisa a Ezequiel, quien advierte lo que le sucedió a su guía: “Tranquilo, estoy bien, sigo”, recuerda Gastón cuando repasó ante los organizadores la última vez que vio a Bermejo.

“En esas condiciones nadamos la Riomar” – Foto: Emilia Juliano

Para su edad, es una persona disciplinada y entrenada”, afirma Marcelo Brizuela, médico de 62 años, que también compitió. “Yo lo conozco a Ezequiel, vamos al mismo club a nadar, Almirante Brown de Adrogué y cruzamos alguna charla en la ducha”. Bermejo no era un improvisado de la natación, al contrario, por el tiempo que venía logrando (2 horas, 8 minutos).

Aficionado de la natación, Brizuela dice que Bermejo “era un buen nadador, pero no un gran nadador, sí exigente y competitivo, acá vino para llegar entre los primeros puestos”, hace saber y agrega: “Él trajo su propio kayakista cuando podía haber pedido uno de aquí, conocedor de las aguas, no quiso usar ni boyita ni torpedo, habla de alguien con seguridad. Pero esta competencia es brava, dura y estar bien de la cabeza es fundamental

Ivo Cassini y Luigi Farace fueron los ganadores de la competencia, los dos declararon que el mar estaba muy revuelto, por lo que fue una competencia dura. En algunas ocasiones el mar los obligó a luchar y esforzarse más de la cuenta, la gran marejada y el mar “picado” le dificultaron las cosas. Es así que algunos competidores salieron antes de llegar a la final.

Foto: Paralapelota

 Lo cierto es que hubo una gran marejada y viento que complicó bastante, incluso a los cientos de kayakistas que acompañaban a los nadadores fueron siendo rescatados muchos de ellos por el Guardacostas de la Prefectura Naval Argentina ya que no pocos de ellos fueron despedidos de los kayaks y canoas siendo arrojados al agua donde algunos perdieron sus pertenencias.

El resultado es que aún no hay novedades de Ezequiel Bermejo, con 43 años y oriundo de la ciudad de Temperley. Todavía se desconocen las circunstancias. ¿Un infarto? ¿El agotamiento más la hipotermina? ¿Algún golpe con un remo o el kayak? Muchos interrogantes, ninguna respuesta.

 

 

 

 

 

 

Compartí esta nota:

2
Dejar un comentario

avatar
2 Hilo de comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Mejor comentario
Comentario más popular
2 Autores de los comentarios
Edith EmbeitaLeonardo Maza Autores recientes de los comentarios
  Suscribirse  
Notificación de
Leonardo Maza
NN
Leonardo Maza

Yo competí y no estaba enterado que habia boyas que ofrecía la organización. En la charla técnica tampoco se hablo de eso. Por otra parte en este tipo de competencias no se nada con ese tipo de elementos.
Los guardavidas desde la costa cada 200 metros, lo puso la organizacion o eran de la municipalidad? Desde la costa no se podia ver a los nadadores. Los guardavidas en el agua, iban nadando o en kayak?

Edith Embeita
NN
Edith Embeita

Terrible, que los organizadores y prefectura no tengan una lectura más aproximada como para suspender la prueba si esas eran las condiciones del mar.