Crisis en el Puerto de Mar Del Plata: los empresarios advierten que la situación se agrava

El brote del coronavirus cerró el mercado Chino y agravó un escenario que ya era complicado. Las cámaras piden que se revea el esquema de retenciones. “La ecuación no cierra”, afirman.

Caída de los precios internacionales. Aumento los derechos de exportación. Incremento de los costos internos. Y el coronavirus. El combo de situaciones afectó la situación de la pesca marplatense. Las cámaras lo advirtieron hace bastante tiempo y el comienzo del año no trajo mejores expectativas: las ecuaciones no cierran y las cámaras advierten que la situación “se está agravando”.

Mientras tanto, a principios de enero cerró la planta de Arte Pesca, otras amenazan con reducir personal y los gremios se declararon en estado de alerta.

Dentro de una actividad que viene en retroceso desde hace muchos años, en agosto de 2018 se produjo un quiebre por dos situaciones. El Gobierno nacional impuso una retención de tres pesos por dólar exportado y los precios internacionales empezaron a caer.

Con ese escenario, la actividad pesquera recorrió el 2019 y en diciembre, el gobierno incrementó la suba de los derechos de exportación al 9%. Para completar el escenario, el brote del Coronavirus paralizó el vínculo con China, el principal mercado exportador.

Algunos ejemplos. Antes de agosto de 2018, la tonelada de langostino tenía un valor de 6.571 dólares. En la actualidad, el precio es de 4.773. La merluza pasó de 3.178 dólares a 2.653.

“Es preocupante”

Mariano González, responsable de la Cámara de Frigoríficos Exportadores de la Pesca (Cafrexport) y de la Unión de Intereses Pesqueros Argentino (Udipa), aseguró que la situación es “preocupante” y sostuvo que “la ecuación no cierra”. “En la industria del fresco vemos con preocupación el desarrollo de este año. Se han dado una serie de combinaciones que no han sido buenas. Hay una baja en general de los precios internacionales en los últimos años y un aumento en los costos internos que ha afectado la cadena de producción”, planteó.

Ante esta situación, no dudó en afirmar que “el punto de equilibrio para establecer un margen de rentabilidad, ha desaparecido”. “No sólo por cuestiones internas sino porque internacionalmente han aparecido nuevos competidores que han bajado el precio. Vemos que será un año complicado”, amplió.

González puntualizó en los efectos que puede tener esta situación en los puestos de trabajo, si no se llega a una solución en el corto plazo. “Hace un tiempo se hablaba de achicar turnos o disminuir el plantel de personal, hoy directamente cierran”, resumió.

“Hace 15 días cerró una planta y ese proceso de cierre se viene dando a lo largo del año. Cada dos meses hay una noticia de estas”, explicó. Y agregó: “La ecuación no cierra. Los barcos que tradicionalmente van a la merluza o al variado costero que son el eje de la producción acá en Mar del Plata, tienen una estructura de costos complicada” .

Por otra parte, el responsable de Cafrexport marcó la paradoja que se da al analizar las estadísticas de exportación en la pesca. “Los números globales dicen que cada vez exportamos más. Pero estos números, generados por la bonanza del langostino, están tapando una realidad que es que el resto de las pesqueras no están siendo rentables”, argumentó.

En busca de una solución, las cámaras que nuclean a la actividad apuestan al diálogo con las nuevas autoridades y ya se produjeron algunos encuentros.

“No buscamos que sea la prioridad de la agenda nacional pero sí poner el foco en que la situación se está agravando”, sostuvo González.

Además, remarcó que la situación actual no es nueva. “Lo venimos planteando hace diez años. Es un proceso que lleva tiempo de transferencia de los recursos nacionales, de no atender a la situación de la cadena de producción de la pequeña y mediana industria”, consideró.

Los pedidos de las cámaras son varios. El principal tiene que ver con el porcentaje de retención a las exportaciones. No sólo piden que se reduzca el porcentaje sino que no se aplique en forma generalizada. En ese sentido, consideran necesario que aquellas exportaciones que incluyan mayor producción y valor agregado, cuenten con algún beneficio. Por otra parte, solicitan que se aplique la legislación para la actividad en tierra.

Además, piden una prefinanciación de exportaciones y un cambio en el esquema de trabajo. “Reclamamos fortalecer el esquema de cooperativas de trabajo. No cayendo en los errores del pasado que bastardearon el sistema. Hay que fomentarlo pero con un control importante”, marcó González.

Por su parte, el gerente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA), Darío Sócrate, coincidió en que será “un año complejo”. “El hecho de tener las retenciones afecta negativamente a la actividad económica de las empresas. Todos los actores tenemos una visión parecida”, resaltó y advirtió sobre la cercanía con el inicio de las discusiones salariales.

Sócrate admitió que la situación “se viene dando de hace un tiempo”. “Están teniendo graves problemas para el funcionamiento y sufren problemas económicos importantes. Las ecuaciones no cierran y de no generarse mecanismos de ayuda para estas actividades, la situación se puede llegar a complicar”, advirtió.

Fuente: La Capital

Compartí esta nota:

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de